Libertas vel mors

Ideología, libertad o muerte.

A mí me han quitado mi país.

Los de la pulserita, Bertín Osborne, Eduardo Inda, el periodismo mamporrero, l@s intelectuales de tres al cuarto, el uso sectario de la bandera. Me han quitado mi país. Una nación de quinientos años, con sus sombras y sus luces, me la han quitado. Y me la han quitado porque no nos han permitido regenerar nuestro país. No nos han dejado, han seguido secuestrando los símbolos nacionales para usarlos contra sus adversarios políticos. Y ¿Dónde quedamos nosotr@s?

Yo amo mi país, siento que mi nación es una tierra preciosa, desde las costas de Cantabría, pasando por las Islas Canarias y Baleares, y toda la meseta y serranía madrileña. La península ibérica es un paraje insólito, pero me la han arrebatado. Con su falacia.

Me han quitado mi país, me han impedido verlo crecer, competir con otras naciones occidentales, ser potencia intelectual, artística, en vez de eso, se ha jactado de su decadencia, de sus tradiciones obsoletas y de su decrepitud. Me han quitado mi país. A mí y a tantos otr@s como yo, que solo queríamos una nación más culta, de la que sentirnos orgullos@s, pero no nos han dado ninguna opción.

No lo han permitido. Y cuando dije que España se moría, no lo dije, porque la odiara, sino porque me enamoré de ella desde que conocí a Garcilaso de la Vega, los acuerdos forjados a sangre y palabra por Carlos V, cuando uno conoce a Calderón de la Barca, a Velázquez, Goya, La Sagrada Familia, El Escorial… es imposible no amar España, pero después está lo otro, lo que unos ignorantes han hecho con ella.

España no es Nadal, ni Casillas, ni Inda, ni ninguno de esos, España debería ser Cervantes, Quevedo, Goya, Juan de Austria, Lezo, Lorca, Dalí esa es mi España. ¿Dónde está? No te reconozco. Quizás, l@s intelectuales hicimos poco o nada, y ahora que perdemos a Cataluña, nos hemos vuelto a dar cuenta, tarde, de que este país necesita una regeneración.

Baroja, te necesitamos.

Anuncios

Día 21: Va a estallar. La violencia va a llegar

Desgraciadamente está por venir. Es inevitable encontrar otro panorama que no sea la respuesta armada del Estado Español, ante tanta tensión, tanto odio generado, Alguien se equivocará, alguien dará un paso más al frente y entonces, cuando se rebase esa linea, habrá dos posibles escenarios. Una masacre de catalan@s desarmad@s o, una respuesta contundente de l@s catalan@s que se manifiesten. Esperemos con todo nuestro corazón que no llegue, pero no veo a ninguna de las dos partes ceder, una defendiendo su concepto de libertad y derecho y la otra defendiendo su concepto de ley y orden. Nos encontramos con un choque de trenes que como suele suceder en este país tan pasional se saldará con violencia.

Solo espero y deseo que llegados el caso la sensatez venza a los sentimientos, pero solo hay que darse un vistazo por Twitter, por los medios de comunicación, nadie dice “basta”, nadie clama por el diálogo, Pablo Iglesias lo está intentando, pero su formación carece de credibilidad. Él habla de que el PP y C’s cuando estén en la oposición, eso no sucederá Pablo. No sucederá. No a corto plazo al menos, no puedes pretender que ambas partes, que están al borde de la guerra esperen a que ganes unas elecciones, las cuáles no vas a ganar. No a corto plazo repito y menos después de esto.

Con un estado de tensión, alguien cometerá una estupidez y eso desembocará en algo que ya ni los que gobiernan podrán controlar. Confiemos en que nunca se llegue a tanto, pero mucho me temo que así será…. para nuestra desgracia.

Cada un@ juega su papel

En este momento en el que la Guardia Civil está deteniendo a cargos electos por la convocatorio del referéndum es momento de saber qué papel juega cada uno.

Lo que trasluce de lo sucedido es una falta de miras y el sentimiento de que después de 40 años no tenemos ni puta idea de qué va la democracia. En toda dictadura totalitaria existe una legislación, lo que la difiere de una democracia, es que en democracia la ley no es A Deo rex, a rege lex, ergo es una ley que se puede cambiar.

Nadie tiró la casa por la ventana cuando una noche de verano se cambió la “sacro-santa Constitución” y no se hizo, porque ni la Constitución es sagrada, ni es santa, sino democrática. La Constitución, como toda ley, necesita adaptarse a la voluntad popular y a los designios de los tiempos, cosa que solo ha hecho para pagar la deuda.

Lo que está pasando con l@s polític@s catalan@s detenid@s ya no es una cuestión de independencia o no, o de que incluso el referéndum sea legítimo o no, es una cuestión de salud democrática. No hablamos de robo de capitales, ni de crímenes contra la población, hablamos de personas que ANTES de presentarse a unas elecciones, tenían UN PROGRAMA, la coalición de JxSí ANTES de presentarse a las elecciones dejó firme su deseo de iniciar un proceso de autodeterminación y ESO, lo votó una parte de Cataluña. Lo VOTARON. VOTARON lo que JxSí está haciendo. No hablamos de que un día Junqueras se levanta y dice: Quiero hacer un referéndum. Hablmos de que se presentaron a las elecciones con el firme compromiso de iniciar el proceso.

Ante esto, no existe una ley que se enfrente a esta legitimidad que dan los votos, eso en democracia, vuestra adorada democracia, es así y será siempre así. Porque la ley no viene de Dios al rey, sino que emana del consentimiento del pueblo.

Esta situación supera con creces las cortas miras de la mediocridad de nuestros polític@s. Y es hoy más que nunca que España no debe tener a l@s polític@s que se merece, sino a l@s polític@s que necesita. Lanzar un órdago de sangre, rejas, no solo va a chocar contra Cataluña, sino que va a caldear la situación en el resto de España, donde una parte de la Izquierda va a despertar.

A tod@s aquell@s que se vanaglorian del régimen del 78, parece que no saben una mierda de ese régimen. Suárez impidió que la situación se fuera de madre no deteniendo y fusilando a Carrillo y a la izquierda española, sino con diálogo y diálogo. Si tanto se jactan del 78, ¿Por qué lo único que hicieron bien no lo aplican? Este país es el que representó Goya, dos palet@s a garrote vil, si se azuza a la población, si se arenga a la población no sería extraño que el colapso llegase a las calles. En vez de eso, acojamos la otra España, la España de los Juegos Olímpicos de Barcelona, la España de unidad, la España de fraternidad y de diálogo. Hay dos Españas, no es la España de la izquierda o la derecha, es la España furibunda y violenta y la España capaz de crear una unión cirujana entre personas tan diferentes para coser el estado más fuerte del mundo.

Primero fueron a por l@s perroflautas, pero como yo no era un hippie de esos, ni me manifestaba como un radical no hice nada.
Después fueron a por l@s cómic@s y titiriter@s, pero como yo no hacía chistes en twitter, ni obras de títeres no hice nada.
Después fueron a por polític@s catalan@s, pero como yo no era catalán, ni político, no hice nada.
Al final, fueron a por mí y cuando quise mirar a los lados pidiendo auxilio ante la injusticia. No había nadie.

Problemas de identidad #1

España vive problemas de identidad desde el mismo momento de su nacimiento. España no existe sin Aragón, ni Castilla, pero ambos reinos tenían miras diferentes. Aragón cuyo desarrollo miraba al Mare Nostrum, mientras que Castilla tenía una visión más centrada en el entorno peninsultar y el ultramar. Ambas visiones se unieron, bajo Isabel y Fernando en una especie de malabarismo sin precedentes en la Europa medieval. Dada a guerras de casas y reyes, y a matrimonios que forjaban control y alianzas y no a lo que tejió España. España no nace como un rey que se casa con una princesa que será su consorte, España nace con la unión de dos coronas iguales, con gobiernos unidos, pero separados. No es extraño, que ya incluso con Felipe II, las diferencias judiciales en las regiones de la península ibérica supusieran un problema grave que acabó con una intervención militar.

El proceso de gestación de España es insólito, acuerdos, alianzas, y gobierno de iguales. Diría que habría que retrotraerse al Imperio Romano y la división de Dioclesiano para encontrar algo similar, pero opuesto. La tetrarquía nació de un imperio unido con problemas burocráticos, mientras que España nace de reinos separados con un fin político de fortalecimiento.

Estos cimientos, aunque inauditos, siempre dejaron un poso de desunión. España era un conjunto de identidades territoriales, que unidas también a su pasado musulmán hacía más complejo el mapa final. No obstante, la gloria cubrió estas carencias de identidad nacional. Formar parte de un Imperio, ser eje fundamental en la geopolítica europea hizo de España sepultar sus diferencias, que solo avivaron cuando las crisis económicas acuciaron. Las comunidades de Castilla, Las germanías fueron solo un ejemplo de que España no era un país fácil, sin embargo, mantuvimos la unidad de España con una estructura muy básica. Catolicismo, catolicismo y nobleza. La alta nobleza terrateniente y la mano de hierro de la Iglesia mantuvieron el prisma de cohesión, escudada de un ejército sólido y global.

No podemos eludir lo sucedido en el Nuevo Mundo. Es cierto, que en las Cortes hubo un intenso debate sobre el carácter humano de aquell@s nativ@s del Nuevo Mundo, pero seamos claros, la realidad en el Nuevo Mundo era de explotación y esclavitud. Sumada a una ineficaz justicia dada su lentitud. El Nuevo Mundo para muchos nobles españoles era la excusa perfecta de alejarse de la presión de la vieja nobleza y obtener una cuota de poder. Este aspecto también influye en el devenir de los procesos de independencia dentro de España.

El declive de España en detrimento del auge francés hizo que el poder dentro del continente se debilitara, ya lo hizo cuando Carlos V tuvo que asumir su derrota política, no militar, frente a los príncipes luteranos. Con unos tercios cada vez menos influyentes y unos austrias cada vez más ineptos la decadencia española tuvo un punto álgido en La Guerra de los Treinta Años. Allí se rompió por primera vez los lazos con una de las regiones del territorio español. La sublevación de Cataluña y se diría que fue el comienzo real del carácter identitario de Cataluña. Es innegable, que ya hubo el condado de Barcelona y la relevancia de los señores de Cataluña en la Marca Hispánica, pero este fue un punto clave para comprender la realidad identitaria de Cataluña, que por primera vez en muchos siglos, ya no dependía de Aragón.

Es obvio que este hecho estuvo marcado por la guerra, la crisis y los deseos de Francia de controlar y debilitar a España, pero este hecho tendrá sus consecuencias a no mucho tardar cuando los Catalanes decidan luchar contra Felipe V. Porque, no mucho más tarde, un par de generaciones más tarde, la Guerra de Sucesión dejó muchos cadáveres y unas cadenas en la relación española que difícilmente se podrían recuperar. El precio que tuvo que España para que Felipe V reinase, aún hoy, lo estamos pagando. Felipe V venía a cambio de vasallaje a Francia, para traer el modelo déspota de los borbones, amén de perder Menorca y Gibraltar (Uno de ellos, aún tema de confrontación.) Y supuso un toque de atención relevante para España. España ya no era primera potencia mundial, ahora era sierva de intereses franceses. Esto desembocó en un exceso de confianza y una autarquía sin precedentes. Francia y España, muy confiadas, comenzaron a degenerar, la decadencia regresó y salvo el famoso, aunque bastante mediocre, intento de embellecer las ciudades, la realidad era que la desiagualdad aumentaba y ya no había guerras, ni glorias que pudieran tapar la inmundicia. Enfrentamientos contra piratas, luchas contra Inglaterra, el escenario político militar era de relativa paz y del debilitamiento.

En ese momento, España, en la política de alianza con Francia, tuvo la genial, aunque estúpida idea de ayudar a los rebeldes ingleses en la costa este. Fuimos muy necesarios a la hora de ayudar al bando sublevado en la Guerra de Independencia y por primera vez en siglos nacía una nueva nación de un imperio colonial, sin ser anexionada por otro imperio colonial. Esta vez, no era un cambio de cromos, esta vez, era una independencia real. ¿Alguien duda que esas noticias llegaron hasta los criollos en América del Sur? Alguien duda que la noticia corrió como la pólvora, la derrota del control colonial en América de Inglaterra. No hablábamos de piratas deseosos de retar el poder británico, hablamos de una independencia real, sin precedentes y de la sensación de vuleranibilidad de Europa. Hay un ejemplo más reciente, la victoria de Japón frente a la Rusia de los zares a principios del siglo XX.

Con los aires de revolución y el nacimiento de una República nacida como democracia, las ideas de la ilustración se consuman y se unen a una política de Marías Antonietas, pasteles, sexo y decadencia. Sumas dos más dos y tienes la Revolución francesa. Bueno, digamos que el cóctel es más complejo. Sería algo así.

1-Burguesía que carecía de poder real, aún teniendo mayor número de ingresos por falta de “título”.
2-Hambrunas, derivadas de ciertas variaciones climáticas que llevaron a la población menos desfavorecida a no tener ni para comer.
3-La decadencia e indiferencia de los dirigentes franceses, que estaba rozando el absurdo.
4-Las ideas de la ilustración, que tenían bastante acogida en círculos burgueses.
5-Los EEUU como ejemplo de democracia y la derrota de Inglaterra.

Podríamos decir, más o menos que esos fueron los puntos claves de la Revolución Francesa. Y ustedes dirán, ¿Qué tiene esto que ver con España y su identidad? Pues que por culpa de Napoleón nace en España un sentimiento de unidad ligado a la pasión. Hasta entonces los españoles eran españoles por herencia, por gloria imperial, o por haber nacido en España, sin embargo, durante la Guerra de la Independencia española todo eso cambió. Nació el nacionalismo español, sin embargo, éste, en vez de ligarse a la razón, se ligó a lo más rural, más simple, a lo más salvaje de España. Los burgueses españoles, trataron aprovechar el vacío de poder para alzarse con el poder, pero fueron frenados por una corona incapaz de hacer tales desvaríos. Este punto es clave para comprender la identidad de España. Si la lucha entre afrancesados y pro-borbones era entre élites intelectuales y el vulgo, ahora existía una ruptura de facto ideológica en la población española.

Adaptarse al futuro o la revolución

Hola, el Capitalismo Pop va a nacer.

Los movimientos que estamos viendo dirigidos hacia la precaridedad laboral y a la supresión de derechos laborales son el resultado de la imposibilidad de competir con “nuestra” mano de obra con aquella que se encuentra en países en vías de desarrollo; Una mano de obra, que además de ser más barata está por lo general en zonas cercanas a la materia prima, lo que reduce aún más los costes.

El capitalismo, para sobrevivir, ha tenido que buscar desde movimientos políticos, económicos y de “irresponsabilidad” los medios para que los países más desarrollados puedan competir en el libremercado con otras naciones en vías de desarrollo. Destruyendo parte del tejido de derecho que se cimentó tras el crack del 29.

No es extraño que el paro sea uno de los pilares fundamentales en los discursos, como el que hemos visto a Trump, Le Pen, o incluso en España de fuerzas de la izquierda y de la derecha. Y es porque la sociedad civil ante la precariedad y la desocupación se altera y puede conllevar a revueltas populares.

En algún momento, alguien dentro del capitalismo observará que las sociedades occidentales deben cambiar la fórmula de negocio. Se seguirá sosteniendo en la deuda, pero se transformará el modelo de negocio y la implantación de la renta básica será la fórmula que salve a Occidente de una revolución.

El futuro del modelo económico y de negocio en Europa y EEUU pasa por lo virtual, por aspectos de lo audiovisual y el digital, no digo necesariamente Youtube, puede salir otra, pero es un trabajo que no corresponde al concepto de trabajo que tenemos en mente. No será un trabajo artesanal, sino “creativo” o de “show”, y el flujo de donaciones y consumo de contenidos será el nuevo modelo de negocio a gran escala. La sociedad venderá sus vidas, y lo que Warhol hizo con el arte, lo haremos con la economía. Viviremos la verdadera cultura pop, donde tú serás el protagonista y el producto. Un don nadie, que deberá vender su vida para que, en un flujo retroalimentado pueda permitir que la rueda de la economía y el gasto se mantenga.

¿Por qué sucederá esto? En parte, por el desarrollo de nuevas tecnologías, que además de aportar nuevos métodos de comunicación, eliminan trabajos inútiles. Antes la cadena entre creador/a y consumidor/a era más numerosa, con el tiempo, con los ordeanadores y la digitalización el servicio face to face desaparecerá y eso conlleva a que el modelo económico va a cambiar. Aumentará el paro necesariamente y, aunque se rebajen las prestaciones laborales, o se pretenda competir con una fábrica en la India, Occidente tendrá excedente de estudiantes sin trabajo. Estos cambios provocarán la opción de que la sociedad estalle, de que le modelo económico explote y puede que no sea hoy, ni mañana, pero de aquí a un siglo sino se hace nada la revolución asomará de nuevo la cabeza.

Porque las empresas podrán tener una fábrica en funcionamiento con un mínimo de personal y miles de máquinas trabajando y siendo guiadas por una IA. Y frente a eso no hay nada que hacer, los avances en robótica crearán un nuevo espacio de producción. La revolución digital será nuestra revolución. Y se está gestando ahora, nosotr@s estamos viviendo lo que vivieron los primeros que trabajaban en comunidades en los pueblos para darle sus telas a los burgueses que la revendían. Estamos en ese mismo punto. El digital va a cambiar todo el secto económico y de producción.

¿Por qué el socialismo utópico no tuvo cabida y en cambio la respuesta Marxista violenta sí? El socialismo utópico apareció con buenas intenciones, porque no se entendía la sublevación violenta de obrer@s, dado que, las sublevaciones de campesin@s por lo general solían nacer (Como en la España de Carlos V) por una presión fiscal exceisvamente alta derivada de alguna guerra o alguna hambruna, en cambio, con la revolución industrial, todo cambió. ¿Cómo cambió? Las guerras tras la revolución industral ya no eran sufragadas por campesin@s y batalladas por soldados, ahora campesin@s y soldados se mezclaban para combatir, dejando a mujeres como “mano de obra”, lo que provoca que a la vuelta, estos campesinos se encuentren sin trabajo, sin piernas y desorientados. Llegó el ideario marxista sobre al transformación de la realidad y sobre la acción del filósofo frente a la inacción hasta el momento y dio fuerzas a un movimiento obrero.

No se equivoquen, dudo que vaya a nacer un movimiento obrero al uso, primero porque el término obrero ha quedado demasiado trillado y usado, y segundo porque no entiendo que las sociedades modernas funcionen exactamente igual. Aunque sí que veo factible revueltas sociales de carácter esporádica y luego coordinadas gracias a las nuevas tecnologías.

Para impedir que esto suceda el capitalismo tendrá, nuevamente, que mostrar su capacidad de adapción. La renta básica servirá a los dos lemas que siempre he defendido que ha permitido al capitalismo seguir con vida. “Si lo quieres, lo puedes tener.” Y el segundo lema “Si lo tienes, lo temes perder.” El capitalismo ha sobrevivido a revueltas sociales, porque ha dado bienes materiales a sectores que históricamente no los tenían, aunque sea por medio de la deuda y el pago fraccionado, y cuando tod@s poseemos bienes, es más complicado salir a la calle a “luchar por todo.” Y las personas sin techo son desprovistas de su voluntad y terminan autoculpándose de su situación y siendo incapaces de organizarse para responder al estado al que no se pueden adaptar.

La renta básica permitirá dar un sustento monetario mínimo a todo ciudadan@, lo que provocará que ese dinero sea gastado y a su vez dinamizará la economía. Es algo similar a las políticas de Keynes, pero mucho más allá. La rueda del consumo no se detiene y como sabemos tod@s se gasta siempre más en cuanto en tanto tienes. Una persona que tenga dinero en el bolsillo se planteará una deuda mayor, que una que no lo tenga. Eso ayudará a la proliferación de contenidos y será una ayuda indirecta al futuro modelo económico basado en la economía digital.

Es decir, tú estarás en tu casa y te comprarás pan, que habrá hecho una máquina especializada y te lo habrán traído a tu casa un medio de transporte rápido. No saldrás de tu hogar, porque posiblemente no será necesario y todo lo que necesites tampoco será hecho por humanos, porque una máquina lo hará mejor, más rápido y a un sólo click. Esto supondrá que la forma de vida de los seres humanos será el espectáculo. Nos venderemos y daremos lugar al Capitalismo Pop. No a la cultura, sino al sistema económico Pop. Donde el producto serás tú, quien te venderás a marcas publicitarias , dado que éstas ya no necesitarán empleados que trabajen en sus fábricas, sino comerciales que vendan sus productos en la web. Nuestro trabajo será vender nuestras vidas. Y la renta básica será el complemento básico que ayudará a que much@s puedan empezar a vender su vida, sin caer en alta probabilidad de desamparo.

Si el capitalismo no asume esta transformación se encontrará dentro de un lapso de tiempo con un grupo de generaciones sin opción de trabajo estable, lo que repercutirá en la tensión colectiva y al final, en la revuelta social. Si el capitalismo de burbujas, no se adapta y se refunda bajo el Capitalismo Pop, podría peligrar su existencia.

No es extraño, a nada que la crisis ha aparecido las caretas han caído. El fascismo y el comunismo han recobrado valor y la democracia está siendo emboscada por todos lados y lo mejor de todo, es que quienes quieren destruirla son quienes más enarbolan la bandera de la democracia. Lo siento por ella, yo nunca creí en la democracia, y menos aún en el sufragio universal, el tiempo, como siempre me dará la razón.

Bienvenidos al Capitalismo Pop, donde el producto eres tú.

El nuevo totalitarismo, las mismas palabras

¿Nadie se ha dado cuenta? La pugna por las palabras es hoy más fuerte que ayer. La pelea por saber quién tiene la potestad de conceptos como “libertad, democracia” es una lucha fiera entre hienas que desconocen lo que cazan. No es raro ver que términos o conceptos como libertad se han bajado al fango, al fango del fascismo, al fango del comunismo, al fango de l@s liberales mediocres, al fango de l@s palet@s. A ese fango. A un pozo profundo donde no queda mucho.  Un punto áspero en el que no hay retorno atrás, el mismo en el cuál no hay sino una trinchera negra y obsoleta.

Parecían lejanos los tiempos de la falacia, creímos que con una educación universal, haciendo que la gente supiera leer y escribir estaba todo hecho. Que la sociedad serái más libre, más racional, más inteligente, pero no. Como de costumbre el Ragnarok aparece y el mal vence.

Creímos que Internet nos ayudaría estar más informad@s, reflexionar, enfrentarnos a la situación con coherencia, calma y tranquilidad, nada más lejos de la realidad, a nada que las cosas se han torcido hemos estallado, han salido los demonios y la estupidez ha campado a sus anchas. Huérfan@s de intelectuales, dado que éstos son viejos nsotálgicos que añoran un pasado que fue irreal, la sociedad del hoy no ha cambiado en absoluto. Seguimos delatando al poeta, llevando a cunetas a nuestros enemigos y aferrándonos a nuestros “toros”.

No es extraño ver a personas de la extrema derecha, de la ilusoria derecha “centrista” y de la izquierda radical enaltecer la palabra libertad. ¿Qué libertad? ¿La libertad de Trosky? ¿La libertad de l@s republican@s durante el franquismo? ¿La libertad de l@s esclav@s asalariad@s por un valor irrisorio?

Es decir, por un lado tenemos a liberales, cuyo modelo económico es libertad de mercado, que estaría bien, sino fuera porque las condiciones previas están completamente manipuladas.

Pondré un ejemplito. Digamos que está el lobo A y el lobo B, ambos nacen iguales, sin embargo, uno de ellos el Lobo A es más grande, más listo y más fuerte y consigue más leche, crece más y cuando crece es “mejor” que el Lobo B. Si ambos fueran a cazar, el Lobo A se llevaría antes la oveja. Esa es la idea de un liberal a grandes rasgos, pero ¿Cuál es la realidad? Digamos que genéticamente el Lobo A es superior, pero a diferencia de su hermano es abandonado solo, mientras su hermano recibe toda la leche de su madre, ergo, el lobo A se queda escuálido mientras el hermano crece grande y poderoso. Si fueran a cazar, ¿Quién se llevaría el cordero? Esa es la realidad del ser humano, dentro del neoliberalismo. Nos dicen que debemos emprender, pero yo, a diferencia del hijo de Trump, no tengo miles de millones para costearme una carrera en las mejores universidades, para tener varios masters, para trabajar en una empresa de mi padre y luego permitirme el lujo, teniendo asesores especializados de usar parte de mi dinero en invertir en diversas materias. ¿Igualdad de mercado? Cuando existan igualdad de oportunidades. Mientras es una ilusión absurda que no tiene mayor validez que el papel mojado.

Por suerte, la naturaleza siempre nos enseña, es posible que el Lobo A se convierta en alfa, pero en vez de dejar morir de hambre a su hermano, ambos colaboran para cazar, así, ambos sobreviven.

Luego tienes a los sectores más antiguos e ignorantes, hablando sobre la libertad de expresión o la libertad para poder “matar animales por su tradición”, y es muy curioso que sean l@s fanátic@s religios@s y l@s tradicionalistas, quienes pidan y exijan más, cuando llevan desde que tienen uso de razón juzgando, censurando, adoctrinando y ofendiéndose por todo. Es decir, aquell@s que más vulneran el principio de libertad en una sociedad civil, son l@s primer@s en lanzarse porque sus “libertades” han quedado vulneradas.

Y el último punto es el de la extrema izquierda, l@s comunistas. L@s comunistas maniqu@s, l@s mism@s que cazaban anarquistas porque eran enemig@s de su revolución obrera. Cuando uno sabe un poco de la historia del anarquismo, sabe muy bien cómo se las gastaban l@s comunistas. Esta gente entiende la libertad lo mismo que un niño entiende que no debe jugar con fuego, según se lo diga su madre. Jamás un comunista será igual que un fascista, porque mientras uno busca un sentido moral superior, de ecuanimidad y universalidad, el otro sencillamente se basa en un concepto anacrónico de la raza y la xenofobia, pero eso no quita que la lectura de un comunista sea la misma que la de un fascista o un liberal, “l@ mal@s son l@s otr@s.” Por suerte, l@s anarquistas somos libres.

Hace bastante tiempo que diversas cuestiones se debieron de plantear con naturalidad en una sociedad civilizada. Con toda calma.

La relación del estado con sus territorios.
La independencia del poder judicial.
El sistema de partidos y la representación parlamentaria.
El programa educativo. El empoderamiento de la escuela.
La constitución.
La libertad de expresión.
El modelo económico.
El sistema legal y penal.
Las metas como país que nos planteamos.
El apoyo a la universidad.
La conceptualización de Estado.
La formación de cuerpos de seguridad.
La forma de afrontar cuestiones como el terrorismo, las drogas, la prostitución, la inmigración.

Y eso, sólo sería el principio.

 

El sueño imposible

El sueño imposible, la guía de ruta con la que soñaría sería el estado global carente de estado. Una contradicción, pero que se puede explicar bajo el punto de vista de que “el estado nunca se destruye, se transforma” y conseguir que exista un estado, pero que no sea no sirva como herramienta de fuerza o poder, sino solo como mero intermediario y garante.

El sueño sería, la supresión de toda cultura, cuyas raíces estén en la desigualdades y la discriminación y garantizar el nacimiento de una cultura individual y comunitaria según el deseo de quienes la formen, una cultura nacida de la razón, de la ecuanimidad y del respeto y deseo de convivencia.

Este sueño nace, gestándose una sociedad civil que mantenga relaciones interpares basadas en la inteligencia, nunca en la moral. En una educación que permita a las siguientes generaciones medir la realidad con humanismo, no con humanidad. Basar la evolución del ser humano en obtener la mayor tecnología, arte e inteligencia, en mejorar nuestra raza humana hasta poder llegar a cotas insospechadas, porque se nos avecinan retos inimaginables que pondrán en jaque la mera existencia de nuestra especia.

El futuro soñado de España, sería que se refundase, que fuese la Repúblicas Ibéricas federadas e Isleñas, donde se incluyesen un acuerdo de federación entre las repúblicas federadas de la península ibérica y las islas Baleares y Canarias. Y una vez se consiguiese un apoyo real de Portugal y Andorra, plantear la creación de la Unión Europea del Sur, con una alianza, con moneda compartida de todos los países mediterraneos de Europa, para luego hacer fuerza común y políticas comunes, que nos permitieran afrontar de nuevo el control de nuestras vidas.

Y en un futuro una alianza, real de Europa, el nacimiento de un idioma común, no adquirido, y la ceación de una cultura común. Sentando las bases de una nueva Unión Europea.

Eso es soñar, pero, solo con la voluntad política y social de los pueblos, de ser posible, se crearía una revolución tan importante como lo fue la francesa.

Dejadlo, se terminó.

Pongo la canción de Arcadia que se puede escuchar en el anime Vision de Escaflowne, en aquella escena los ángeles, antigua raza, destruyeron su propio país al usar un poder que no podían controlar. Y tú, ajeno internauta dirás: ¿Qué tiene que ver?

Yo, durante todo mi blog he anticipado la deriva de la democracia en sí como sistema, la deriva de la izquierda, el alzamiento del populismo, las figuras frente a la crisis y como ya anticipé la muerte anunciada de España. Moribunda, lucha para sobrevivir, pero está muerta porque cuando una nación solo sostiene su unidad por el fútbol, es que algo no funciona bien.

Y te preguntas, ¿Qué tiene esto que ver con lo que ha sucedido hoy en Catalunya? Es simple, y para eso no hay que remontarse a los años de Aznar, lo que ha sucedido en Catalunya es el resultado de cuatro factores muy sencillitos: 1-La crisis económica que ha mostrado un poco lo que había detrás de la manta, la corrupción, 2-La habilidad de aprovechar el momento por parte de ambas partes. 3- Una respuesta significamente estúpida e infantil frente a los acontecimientos como respuesta de parte de España a lo que sucedía en Catalunya y 4-Una raíz cultural que existe y es innegable que el franquismo trató de enterrar y que ha terminado por explotar, tanto en Catalunya como en menos medida en otras zonas de España (Canarias, comunidad vasca, Galicia.). Si agitas el cóctel ves como inevitable lo que ha sucedido.

Con independencia de que gane el Sí o el No, algo se ha roto, algo se ha roto y difícilmente se podrá unir. No veo ahora mismo cómo parte de la sociedad civil catalana, joven y con una identidad propia va a volver a unir sus lazos con otra sociedad civil española. Díganme cómo le cuentas a un/a catalán/a que debe sentirse español/a, cuando usa otra lengua, cuando vota algo completamente opuesto (O al menos, votan a su “marca blanca” de derecha.) cuando perciben en grandes medios de comunicación un menosprecio real: “L@s catalan@s son manipulad@s por “los golpistas”. Es difícil, sobretodo cuando el estado español hace aguas junto al status quo mundial, porque no nos engañemos ahora mismo las cosas penden de un hilo, aunque estemos tranquil@s en nuestras casas.

Hubo un momento en la vida allá por el 2011, ZP había hundido al país al no poder freno a las políticas económicas de sus predecesores y aplicar medidas absurdas cuando aún estaba a tiempo de usar el superávit en la cimentación de un cambio de modelo económico que vaticinó él mismo estando en la oposición, cualquiera puede recordar cuando hablaba de “fomentar el alquiler, porque sino la burbuja inmobiliria nos iba a explotar”. ¿Os acordáis de aquella España? Sí, sí, la España del 2011, una España que tenía fe en el bipartidismo, una España que entendía que si el PSOE fallaba, “los economistas del PP nos salvarían el culo”, porque “ya pasó con Aznar”. Pues yo voy a ir más allá, ¿Recordáis el 2010? Bien, os comento, en el 2010, hace 7 años, ERC no llegó ni al 10%, ¿En serio? ¿Ni al 10%? En el 2010 el lastre de la crisis económica hizo al PP convertirse en la tercera fuerza más votada en Cataluña. ¿EL PP? ¿3 FUERZA? Parecía increíble, pero podemos ver cómo se refleja el sentir general, ya desde el 2010, viendo las idas y venidas de ZP y la crisis, much@s vieron en la derecha la solución. Por aquel entonces, Mas y CIU eran un partido “equidistante”, como dirían algun@s. Es decir, hace unos 7 años, la voluntad independentista sincera la conformaba básicamente ERC, quién ni con el tripartito anterior se aseguró dar un paso al frente con la independencia.

¿Qué ha cambiado en estos siete años? Yo, apunto varias cosas que han cambiado.
1-La crisis enfadó a tod@s y quitó caretas. Hasta el 2010, el PSOE era el partido más corrupto, cómo pasa el tiempo, el PP se jactaba de “no tener ni un caso de corrupción”, no como el “PSOE con Felipe González”, pero empezaron a saberse cosas hasta el día de hoy, donde el PP es el partido que ha tenido entre sus filas a incontables imputad@s/investigad@s. Y de repente, la derecha catalana entendió que si se mantenía cercana a la derecha española iban a palmar todo su apoyo y Mas decidió, dos años más tarde, comenzar un viaje, que por aquel entonces no tenía claro, hacia la independencia.
2- ERC ha jugado sus cartas con astucia e inteligencia. Esto no es un reproche, es un elogio. Yo no sé qué libros han leído los rufianes de la independencia, en contrapartida con los santos o l@s intelectuales, lo que sí sé es la inteligencia con la que un@s han aprovechado el momento frente a otr@s. Era 2012, había elecciones otra vez, y de repente CiU, el demonio de la derecha había cambiado el discurso, de repente querían hablar de independencia y eso ERC no lo podía dejar escapar. De repente, ERC entendió, como tantas veces ha explicado Rufián, que la cuestión era ganar y que hasta ahora a la izquierda catalana, lo de ganar parecía una travesía inagotable, sin embargo, junto a CiU era bastante viable. Y CiU, que había perdido un 8% hacía dos años, vio las orejas al lobo y comprendió que debía apostar por la independencia.
3-Rajoy, los medios de comunicación y las caretas. ¿Recordáis cuando el País abanderado por La Ser era la referencia de la izquierda española? Joder, parece que haya pasado una eternidad, lo extraño es que si antes uno tenía claro qué compraba según qué periódico, ahora, existe una sensación generalizada de que el periodismo ha tirado sus caretas. Han declarado abiertamente a qué amo sirven. Sí, sí, a qué amo sirven. Évole, nos cuenta muchos cuentos sobre independencia periodística, pero a la hora de la verdad, los medios juegan un papel al servicio de sus amos. Siempre queda hablar de la independencia que tiene uno o una a la hora de redactar sus artículos, nunca se preguntan si “fueron contratad@s porque redactaban siempre lo mismo en favor de l@s mism@s” Rajoy demostró que lamentablemente en este país lo del sufragio universal está muy sobrevalorado. Ya sucedió con Zp y con Rajoy dimos en la diana, cambiamos mediocridad por mediocridad con poder absoluto. Porque recuerden, en 2011 este país entero se echó a los píes de Rajoy. Este país entero se arrodilló frente al PP y les dijo: “Por favor, salvadnos.” Rajoy ¿Qué hizo? Detener manifestantes, l@s mism@s a l@s que defendía su atláteres en las televisiones afines cuando se manifestaban contra Rubalcaba, qué curiosa es la vida. ¿Qué hizo? Romper relaciones con Cataluña, prueba de ello es que después de las elecciones del 2012, donde mantuvieron los resultados, pasó algo inesperado solo unos 3 años después. ¿Qué fue? El PP, tercera fuerza en Catalunya se quedó con un 8% como fuerza residual, dirigido por el archiconocido Albiol, un tipo cuya campaña fue “limpiando Badalona” y los que entendían que votar contra la independencia era votar por C’s, no porque quisieran votar a C’s, sino claramente porque necesitaban votar contra la independencia, sin embargo, JxSí obtuvo casi el 40%, que unido a la CUP daban lo que ell@s querían. Una vez sucedió esto hace un año, las caretas, las medias tintas se quitaron, tanto por un bando como por otro. Y lo hicieron con toda su artillería, algo que benefició al independentismo. Porque si tu discurso es el de la libertada para votar, cuando alguien te ataca, lo lógico es usar eso como leña para que la hoguera siga ardiendo. Y, como en ERC, los hay muy inteligentes, vieron el filón y los medios, l@s polític@s se lanzaron. La carrera mediática contra Catalunya termina por convertir incluso a foráne@s en independentistas, ya no existían periódicos de izquierdas o de derechas, sino periódicos nacionalistas españoles frente a nacionalistas catalanes y esa es una guerra perdida, porque ERC no habla para el andaluz, ni para el gallego, habla para el catalán o catalana indecis@. Les hablan a ell@s, les dicen: “Mira, est@s español@s cómo nos tratan, a nosotr@s que somos catalan@s como tú.” El ejemplo reciente es cuando El País usó el adjetivo charnego, Rufián, al que le insultan, pero se las sabe todas, dijo: “Esto hay que usarlo”, TT, catalan@s que se declaraban charneg@s y se sentían ofendid@s y list@s para votar por el Sí, algun@s seguramente indecis@s que  votarán por el Sí.

Lo que de verdad habría que preguntarse es, ¿Hubiera ganado el Sí en el 2010? ¿El Sí a la independencia? ¿Lo hubiera hecho en el 2011? ¿Por qué 7 ó 6 años después existe una probabilidad relativamente alta del SÍ?

Ustedes le echarán la culpa a l@s polític@s catalan@s. ¿Culpa? ¿De qué? En ERC nadie se esconde, tod@s querían lo que está sucediendo; Era su objetivo. Si, parafraseando a Zola, hay que acusar a alguien es fácil.
No acuse a ERC. Ni a Rufián. Ni a Mas. Acuse a 13 tv, acuse al gato al agua, acuse a Los Santos, acuse a El País, acuse a La razón, el Abc, acuse a A3, acuse a Rajoy, a Felipe González. Ell@s, con su falta de miras han sido como el fertilizante para una plantación. Han nacido más independentistas desde que est@s han alzado la voz, que antes, cuando estaban más callad@s.

Que no te engañen. No está en juego la democracia, la democracia hace tiempo que fue violada y ultrajada por intereses económicos; Nadie en su sano juicio puede creer en una democracia que permite a imbéciles votar a otr@s imbéciles para que roben a l@s primeros imbéciles y encima se rían en tu cara. Y solo podemos susurrarle a la democracia. Democracia, sé fuerte.

El Estado #2 Sobre la legalidad

Es hora de poner punto y final, o al menos punto y aparte a esta pantomima de legitimidad racional y legal. La ley es una arbitrariedad que sirve como marco para gestionar el modo en el que las relaciones interpares se desarrollan. Gestionar desde un punto de vista ético y en referencia al carácter retributivo de una acción/reacción en una relación interpares.

Ergo, la legalidad no tiene mayor legitimidad que la que se le quiera dar, es decir, la ley no es un mandato irreflexivo e inalterable que debe obedecerse sin rechistar, sino que, como se recoge en muchos casos, es una obligatoriedad moral el combatirla cuando ésta es un ataque flagante a la libertad de una minoría o una mayoría.

Hay ejemplos durante la historia sobre la ley y en todos ellos queda patente que ninguna ley es un acuerdo sempiterno que deba regir o restringir la voluntad de una mayoría relativa, no quisiera entrar a debate sobre si debe aplicarse también a una minoría relativa. Volviendo al tema esencial citaré algunos ejemplos que ilustren lo cambiante y temporal que es la ley. El voto femenino, el sufragio censitario de carácter económico, las leyes contra la homosexualidad, las leyes esclavistas, incluso aquellas que trataban a personas como mercancías, y un millar de ejemplos, que nos permiten deducir que la legalidad tiene como concepto universal una legitimización moral basada en la definición de justicia que se entienda, pero como elemento concreto las patas muy cortas, dada su naturaleza cambiante y temporal; sabiendo que sencillamente debe ampararse en la voluntad de una cierta mayoría.

No hace falta irse a casos como Hitler, o Mussolini, o de cualquier dictadura en la que la legislación es abundante y ajena de matices; cualquiera que sepa de historia moderna y que entienda la legalidad como un marco, sabrá que no es argumento lo suficiente poderoso para la historia de la humanidad, ergo, tú no puedes decirle a una mayoría social, ya sea relativa o no, que no pueden tomar sus decisiones porque es “ilegal”, ese argumento es absurdo y estúpido en tanto en cuanto la ley y legalidad están hecha ex profeso para esta mayoría, bajo el beneplácito de la minoría gobernante.

Digamos que vivo en un piso, con un patio de vecinos, nuestra pequeña república. Digamos que el 1º A y el 2ºB forman un pacto y deciden que se negarán a sacar la basura lunes y martes, que fue lo que se acordó en la legalidad. El resto de viviendas tienen como opción: Hacer presión moral o psicológica, hacer presión física, dialogar diferentes alternativas, la indiferencia al respecto o ampararse en la ley.

Si optan por la presión moral y psicológica lo más seguro es que consigan que estas dos viviendas sientan animadversión hacia las demás, un sentimiento de odio mutuo que terminará por romper los lazos que les unen para crear nuevos lazos de odio. Así fue cómo se gestó La Primera Guerra Mundial, animando los lazos de odio entre Francia y Alemania hasta tal punto que era un clamor popular la guerra.

Si optan por la presión física, deberán tener en cuenta que la guerra no sea lo suficientemente larga para desgastar a todas las viviendas y que el resultado no sea una vicotria pírrica o llena de más pérdidas que beneficios tras la ocupación. Ejemplo de los zares con la represión violenta contra los bolcheviques y uno más reciente y práctico: Iraq, no se ha conseguido absolutamente nada, salvo alentar el fanatismo religioso en la zona, carecer de un control real en Iraq y, como mucho, aspectos económicos en referencia al petróleo; quien sabe, igual los beneficios para una minoría sí fuese meritorios, pero desde un punto de vista más amplio son insuficientes.

Dialogar las diferentes alternativas frente a “sublevados”; el diálogo puede ser la opción más acertada, pero claro está que hay casos y casos, por ejemplo, frente a Hitler se optó por una política de diálogo, no fue el mejor momento para llevarla a cabo, pero en lo general dependerá del grado de autoconsciencia de la civilización en cuestión. Por ejemplo, el uso del diálogo frente a un grupo de vándalos hubiera sido absurdo, pero cuando se tocan temas de discrepancias de sociedades civiles en el marco de las democracias del siglo XX ahí sí hay opción para el diálogo. En el caso que nos atañe, parece la opción más inteligente, hablar, conocer la postura de “los sublevados” y sus motivaciones para saber qué soluciones dar.

La indiferencia es la peor de las vías, y no sé en qué situación puede ser pertinente. La indiferencia fue la respuesta natural de la monarquía francesa borbónica frente a los primeros indicios de revolución, un par de respuestas “policiales” y de encarcelados y poco más, se lo tomaron con bastante autosuficiencia y de una forma muy laxa, como sucedió con los visigodos ante la llegada del Islam, parece que la indiferencia es una postura arrogante que puede suponer la transformación del status quo.

Y por último el amparo en la legalidad, éste como la indiferencia es tan ridículo que hace gracia. Cuando pretendían mantener las leyes contra los afro-americanos amparándose en la legalidad o durante la guerra de secesión, amparándose también en la legalidad, o incluso argumentos actuales sobre el indpendentismo “ese referendum es ilegal”, esto es irrisorio. Regresando al ejemplo base; los vecinos seguirán manteniendo su postura de no recoger la basura por mucho que les diga la ley que deben hacerlo y es que la diferencia entre un criminal en singular y la posibilidad de criminalizar a una mayoría relativa es obvia. Si un pueblo de 200 personas asesina a una persona, aunque la ley lo prohíba sería estúpido que las 200 personas fueran encerradas en la cárcel, no puede la ley hacer absolutamente nada y no sirve de argumento de peso, porque la ley, como ya dije, ha sido redactada por un@s poc@s, con su beneplácito, pero bajo la aceptación del resto, sin este “resto” la ley queda automáticamente anulada, aunque del resto solo sea un porcentaje de un 50% ó 60% disconforme.

La base del poder físico del Estado, el marco legal, solo posee legitimidad cuando es asumido y relativamente aceptado por mayorías sociales, sin éstas, al final, este marco legal está condenado al fracaso. No importa cómo el Estado consiga convencer a estas mayorías sociales, debe, como mínimo, no que estas mayorías lo exalten (El marco legal.) sino, repito como mínimo, aceptarlo con cierta indiferencia para evitar la transformación de El Estado en cuestión. Ergo, no existe legalidad que se ampare de forma eterna sin un consenso mayoritario o resignación pasiva de este marco legal por parte de mayorías sociales. En el momento en el que existe una mayoría social de relevancia que niega esta legalidad, ésta está automáticamente sentenciada de muerte y solo su adaptación y renovación la salvarán.

 

 

El estado 1#

El estado es la definición embellecida de todos los órdenes, la llave que abre los cofres. y que transforma a los animales humanos en animales humanos vestidos de seda. No es más que la interpretación humana del conjunto de relaciones que tendríamos de seguir siendo monos peludos. Como puede suponer, el orden natural que tiene su expresión cultural no debe ni ser justo, ni ser ecuánime, ni ser racional o irracional, sencillamente plasma un status quo que solamente es lícito en tanto en cuanto es aceptado por una relativa mayoría o exhibido por una minoría bajo la indiferencia o el silencio de una mayoría. Ergo, el Estado sencillamente es un modus de sofistificación y una legitimación de las relaciones jerárquicas que se supone presupuestas en órdenes de otros animales. El problema reside en la confrontación consciente entre los individuos que se encuentran en este tipo de relaciones, ante eso el Estado moviliza dos fuerzas: La fuerza física y la fuerza moral.

La fuerza física son los cuerpos o instituciones que permiten controlar la disidencia o enfrentarse a ella. Jueces/zas, leyes, abogad@s, fiscales, policía, ejército, funcionariado. Todos estos elementos sirven al Estado para que éste permanezca inmovilista, sempiterno, los cambios pueden generar un aspecto del Estado que conlleve su transformación. Porque ningún estado se destruye, solo se transforma.

La fuerza moral, esta fuerza abstracta puede definirse como medio consensuado que afecta a las costumbres y quehaceres y pensamientos de un conjunto mayoritario. Nadie es igual que sus conciudadan@s, pero al final, tod@s vestimos con vaqueros, tod@s sentimos ciertos prejuicios interiorizados como si fueran nacidos de tu propia voluntad. Esta herencia moral no es nueva, solo que nosotr@s seguimos viviendo el conjuento moral nacido del cristianismo. No lo neguéis, en un apartado occidental (Y tras el siglo XIX y la Segunda Guerra Mundial) somos cristian@s, porque el cristianismo no depende de que se crea en Dios o no, ni en Jesucristo, sino en acoplar a tu modus vivendi parte de los preceptos morales del cristianismo y del concepto de malo o bueno a nivel intelectual. Realidades intelectuales que carecen de racionalidad, de cuestionamiento y sencillamente se adhieren a nuestros aspectos más emocionales, de ahí que ante temas que infieren en nuestra moral emocional solo existen respuestas viscerales: Violentas, enemigas, aliadas.

El Estado nunca muere, solo se transforma. Lo que cambia en el Estado son las condiciones en el pacto entre dirigentes o dirigid@s. O mejor dicho, lo que cambia en el Estado es la vestimenta con la que se ilustra las relaciones humanas. Lo que debe importarnos es el modo en el que queremos crear esas condiciones.