Tiempos modernos

por kyniko


Las pupilas que miran hacen las veces de conversaciones que no salen de la boca de quienes hablan. Tantas relaciones y palabras que el viento se lleva sin saber cómo ni porqué acabaron siendo la nada. Personas que viajan alrededor de tu existencia para marcharse con pies de plomo tan rápido como acudieron. No hay sino pequeñas piezas rotas en lo que conforma el puzzle de tu vida. Un cofre helado que hace las veces de corazón y la sensación agría de que tu agrio temperamento juega como la marea que sacude el acantilado. Furiosa. Rabiosa, ante el temple de un océano en calma.

La masedumbre es la opción más vitoreada y la oscuridad parece un cobijo sensual al que los cuervos acuden. Hay hogar, hay comida, hay techo. ¿Qué más pueden pedir? La emoción de saber que todas estas palabras caerán en saco roto, no dejarán huella ni en quién las enuncia ni en quien las oye, como el paso inexorable del tiempo; esta humanidad fétida sigue siendo la causa de todos los males para los cuervos. ¿Dónde está el fuego de mis cenizas? ¿Dónde el fénix que renace? ¿Dónde el Tyler al que nada le importa?

Es una broma macabra de la cual, en el instante más triste y hundido, solo puedes sonreír, bajo la tempestad, riéndote como un loco sediento de sí mismo, cuya única droga es su propia carcajada. En un infame recuerdo de lo que fue, bajo la atenta mirada de una dama llamada cordura que corrió lejos con una venda en los ojos. Ciega, pues sabedora de que si retrocede su testa, se hayará muerta como la mujer de Orfeo. Nunca mires atrás si vives ya en el pasado. Los que viven a tu lado, en tu tiempo, son como marionetas que han escondido sus sentimientos para actuar en este juego de títeres, ellos y ellas aciertan, mientras que tu filosofía solo te convierte en un pensador ajeno a esta existencia. Soberbio y a la vez decadente. Anhelando como el psicópata la vulgaridad que sois, lo que le convierte en una caricatura de sí mismo cuando se transforma para relacionarse con otros.

En este mundo frío, solo hay cobijo para la frialdad. Viva los vencidos! Pues en ocasiones se les recuerda mil veces más que a los vencedores. Feliz navidad.

Enhorabuena a los normales, pues el mundo es vuestro. Y enhorabuena a los normales con esa fantasía de singuralidad, pues la modernidad es vuestra, aunque seáis la misma mierda cantante y danzante. A vosotros, los últimos, sois a los que más desprecio, pues sois como cristianos que no creen en Dios, pero viven bajo su dogma. A nosotros, a los nuestros, dadnos la enhorabuena pues el futuro y el futuro de vuestros putos hijos e hijas es nuestro. Ell@s nos estudiarán y jamás sabrán de vostr@s escoria moderna.

Anuncios