Populismo

por kyniko

La palabra populismo ha venido para quedarse. Para quedarse en la retina de los ignorantes que no saben ni qué significa y la usan. Para sustituir la palabra CRISIS. Ha venido para someter cualquier debate a confrontación televisiva. Ha venido para someter el intelecto en materia política a un espectáculo.

¿Es casualidad esta palabra? No. No es arte del azar, sino de una agenda que se ha calculado perfectamente.

Y para ello echaré la vista atrás. Y es que ha pasado mucho tiempo desde que una palabra tomó relevancia en el marco social y mediático. Fue cuando Zapatero ganó las elecciones que insistía en la palabra “Tolerancia”, hablaba de ella en cuanto tenía ocasión. Eran tiempos de cambio, las cuentas estaban saneadas y se podía hablar de inversión social, de derechos humanos y de integración, a fin de cuentas hablar de tolerancia era un modo de atacar la política de la guerra de Iraq. Por aquel entonces los albañiles tenían BMW y los “pringados” eran los que seguían estudiando, es curioso, ahora los que estudian siguen siendo “pringados” y los albañiles tienen que pagar el BMW con la pensión de sus abuel@s.

Cuando el PP tenía que hacer de oposición la palabra era “crisis”, la “crisis” que el gobierno negaba, la “crisis” que ya recorría las calles y destruía el país. Crisis, crisis, crisis, para movilizar a las masas, la complicación de tomar las calles contra Rubalcaba fue que las calles siguieron movilizadas. Una vez se ganaron los “indignados” eran una realidad que había que eliminar. La palabra “indignación” se mezclaba con “crisis” y tras el desalojo de las manifestaciones y la aparición de Podemos nació la palabra “casta”, que se usaba sistemáticamente para arremeter contra el establishment;

Es ahí donde apareció la panacea: Populismo, intentaron antes usar el término “bolivariano” e incluso volvieron con “terrorismo”, mientras la segunda sirvió para amendrentar a tuiteros, pero no caló hondo, sin embargo populismo, oh la lá, esa sí que entró bien profunda en la mente de una ciudadanía practicamente huérfana intelectualmente tras la LOCE, LOE y la actual LOMCE.

Populismo es al final sinónimo de: No sé cómo argumentar en tu contra así que te llamo populista y me apluadirán, sumado a que por supuesto soltaré algún argumento de “y tú más”.

Anuncios