Martinoooo Lutero, ¡Eres el diablo!

por kyniko

He tenido el dudoso honor de leer el artículo de El País de María Elvira. Y cuando uno lo lee se da cuenta de que el título no va de la mano del intelecto. Como quiero ser hombre de método, haré un análisis y crítica simple, dividida en párrafos según su artículo.

En el primero; empieza ya destilando un tufo a desprecio hacia la celebración de l@s alemanes de una figura sustancial en su historia, Martín Lutero, y esa pequeña gota sobre “desde la Segunda Guerra mundial que no se celebra” ya nos abre camino hacia los nazis, estén atent@s porque es solo el comienzo.

En el segundo párrafo, fuese clavando o enviando al obispo una carta, el heroísmo de Lutero no tiene duda. ¿Y sabe por qué? ¿Usted conoce la figura de Jan Hus? No hace falta irse muy lejos, pero imagino que sabrá bien cómo acabó él. Y tenemos ejemplos, que seguramente Lutero conocía, de lo que le pasaba a aquel que osase enfrentarse a la iglesia. Hablamos, además, de uno de los momentos en los cuáles los papas gozaban de mayor poder, influencia y capital económico. León X no era un pobre de causa. Así que si le parece poco heroico hacer llegar sus quejas al obispo, quejas profundas hacia el modo de financiación de la Iglesia, no sé, igual necesita usted que Lutero, cabalgando un corcel blanco, entrase en Roma para ser heroico. Cualquiera que sepa cómo actuaba la Iglesia por aquellos tiempos, sabe que la mínima disidencia podía ser motivo de muerte. Fuese enviado por correo o clavado en la puerta, el heroísmo existió.

En el tercer párrafo, pretende eliminar de un plumazo el carácter religioso y dejarlo solo en el carácter político. Claro que sí, guapi. Porque no tiene nada que ver el modelo de rito y culto que muestra el protestantismo en comparación con el catolicismo, porque me imagino que no hay ninguna diferencia entre un luterano y un católico. Nuestro credo es idéntico. Entiéndase la sátira, porque a todas luces es, como mínimo, un proceso político-religioso. Negar los aspectos religiosos de la reforma luterana para, sagazmente, solo hablar de los intereses políticos de los príncipes alemanes es cuanto menos un acto éticamente cuestionable. Porque cualquiera que venga aquí y no tengo ni puta idea de las diferencias entre luteranos y católicos dirá: “Pues claro, solo fue un conflicto político.” ¿Qué los príncipes alemanes se aliaron con Lutero para buscar un cisma dentro del Sacro Imperio? Por supuesto, algo que usted puede juzgar desde la óptica moral actual, pero que no quedará, sino como un ejercicio subjetivo de moralidad ridículo. Intenta hablarles a unos príncipes del siglo XV bajo la moralidad de una persona del siglo XXI, pues bien; eso no funciona. Y no hace falta irse tan lejos, los propios reyes católicos y todo el proceso de Reconquista usó aspectos religiosos en lo que a todas luces fue también un proceso político. Porque, no sé si lo sabe, pero religión y política iban de la mano durante la Edad Media y parte de la Edad Moderna. Igual eso se estudia en primero de carrera y no se acuerda ya.

Aquí viene una parte divertida, cita usted a Castelar, para achacarle a su discurso que hablase de “libertad y justicia” a lo que después le acusa de no saber nada de derecho. Qué simpático que una filólogoa desconozca la historia de España después de Trento y la contrarreforma. ¿No teníamos cadenas que romper? ¿De verdad, guapi? España era el ejemplo de libertad en una Europa revolucionaria del Siglo XIX. ¿De verdad? ¿Entiendes justicia el qué? ¿Matar a Torrijos? Yo, como malagueño, sé un poquito de lo que tenemos más cerca de la historia reciente española con la iglesia y con el poder político y resulta un insulto que alguien niegue que los países católicos vivían en un atraso en cuantoa  derecho, justicia y libertades. Negar las diferencias es como negar la historia. Repase sus libros de historia y deje de darle clase de derecho a Castelar, porque me parece a mí, que no va bien encaminada.

Este párrafo es oro puro. Se destila tanto rencor, tanto complejo, es como el perdedor que no acepta que perdió intentando justificarse. De España solo se puede rescatar su siglo de Oro, el más elevado grado en pintura y literatura, en menor medida en escultura y poco más. Trento sepultó a España en el atraso económico, social y político. Es muy patético intentar justificar a los Felipes IV, III, Carlos II, Carlos IV, etc… a la desesperada, intentar mostrar una imagen idílica del sur y mostrar tercamente una imagen horrible de “los luteranos”. ¿Es usted católica? Enhorabuena, pero negar la historia y el “¡Vivan las cadenas!” es patético. El atraso español después de Trento no debería ser borrado de un plumazo, sino servir para recordar quienes no deberíamos ser de nuevo. Lutero no es ningún héroe, ni los luteranos, pero existe una diferencia abismal en su favor, si hacemos una comparativa con los países del sur y los del norte a cabo de un par de siglos salimos muy mal parados, pero no tema. Yo no tengo complejos, ni much@s otr@s los tienen, no nos importa aceptar que nos equivocamos, que vivimos bajo la opresión y que haremos del futuro algo más grande y mejor. Usted, siga con ese rencor hacia Lutero.

Este párrafo es la leche. Intenta mostrarse objetiva, y no para de soltar apreciaciones. Lutero provocó una guerra, sí, lo hizo. ¿Sabe usted porqué? Porque si no había un levantamiento de ese tipo en aquella época seguramente no hubieran existido cambio alguno. Claro, era mejor vivir bajo la bota de las indulgencias del papado. ¿Sabe usted a quién está defendiendo? ¿Sabe usted el grado de corrupción del papado romano en aquella época? Igual debería repasar sus apuntes de historia, no le vendría nada mal. Desde nuestro sillón, con nuestras comodidades es fácil decir: “Lutero inició una guerra que mató a 100 mil personas.” Póngase usted en su lugar. Intente usar el cerebro, no solo para soltar odio, sino para ubicarse en el escenario en el que estaba Lutero y aquellos campesinos. “Lutero los engañó a todos, les prometió una libertad que después no tuvieron.” También La revolución francesa prometió una libertad que no dio luego, pero tod@s sabemos que fue pilar fundamental para la edificiación de la democracia en toda Europa, que los métodos pueden ser juzgados moralmente ahora, puede ser, pero intentar escupir en lo que “prefiguró” es un insulto a la inteligencia. Me encanta cómo define “convulsión social de la revolución francesa”, como intentando desprestigiarla, que usted pueda opinar, pueda votar, fue gracias a esa “convulsión social”. Que no se le olvide ni una vez.  Luego viene a hablar del cambio de signo de Lutero. Lutero se vendió a las oligarquías. ¿Alguien encuentra la contradicción? Las oligarquías eran buenas cuando cita el proceso revolucionario de los campesinos, pero ahora se deduce de sus palabras que son malas porque Lutero se alía con ellas.

Bien, le voy a decir una cosa muy simple, que igual no entiende. Somos seres humanos. Lutero no es dios en la tierra, pero tampoco el demonio que pretende vender. Lutero es un hombre de la época. ¿Hizo mal en aliarse con los príncipes alemanes? ¿Sería correcto juzgar con aspectos buenos o malos aquello? Lutero traicionó a parte de sus ideales por este acto y eso no lo convierte en un diablo, ni tampoco hace que sea un dios, solo un hombre que tuvo momentos heroicos, errores y momentos de tristes, que se equivocó como tod@s, pero que fue vital para revertir la situación en Alemania.

Lo mejor es esto, usted se supera en cada linea ” feudalismo tardío que mantuvo a Alemania en un estado de pobreza y atraso ya superado en España y en la mayor parte del sur.” Cualquiera que lea esto y no tenga ni puta idea le daría la razón. España vivía ahogada por las deudas, derivadas de lo absurdo que era mantener un imperio tan grande, deudas que acabarían por quemar los esfuerzos de Felipe II por defender el catolicismo a cualquier precio, el precio de un país. ¿La situación social? Pinta a España durante Carlos I como si fuese la panacea, España vivía en los contrastes, zonas más desarrolladas, pero también otras muy poco desarrolladas, aseverar que toda Alemania era inferior y atrasada y poner en valor a España y el sur de Europa, es como decir que todos los pedos suenan. Además, la situación económica española vivía ligada, ahora sí, de la explotación del Sur de América. No seré yo quien diga que se tuvo como esclavos a los indígenas, hubo grandes debates al respecto en España sobre si considerarlos iguales o no que le aconsejo se vuelva a leer, pero tampoco seré yo quien diga que lo que hicimos en sudamerica no tuvo argumentos razonables para definirlo como expolio y explotación. ¿De qué otro sur me habla? ¿De los principados italianos? Bueno, igual no tiene ni idea de cómo funcionaba el gobierno en Venecia o de cómo de fácil era ser depuesto y asesinado en aquella Italia. Igual no lo sabe o directamente no le importa. Habla del feudalismo alemán, como si en el resto de Europa y en el sur durante la época fuesen todo democracias. Coja uno de sus miles de libros de historia y repase, “porfa plis”.

Y cuando uno cree que no puede dar a más, boom, se supera: El enquistamiento hizo imposible la unificación de alemania, espera, espera, usted se queja de que l@s alemanes (Cita a Bismarck.) ensalcen la figura de Lutero como referente patriótico para su nacionalismo, haciendo hincapié en nacionalismo. Y ahora nos dice, que Alemania se atrasó porque no se unificó por culpa del luteranismo, pero tiene gracia, porque esta misma Alemania “no unificada” vivía más atrasada que la península itálica que tampoco estaba unificada, pero según usted, Alemania se estancó porque no se unificó. ¿De verdad sabe de qué está hablando? Pregunta sin mala intención. En todo caso debería usted saber que el proceso luterano permitió que Alemania crease el cultivo para formar una nación como Prusia, igual no le parece muy potente Prusia, imagino que ser un agente fundamental durante las guerras napoleónicas o ser un referente en cuanto a desarrollo que se plasmó tras la reunificación, siendo una de las naciones más potentes de finales del Siglo XIX y del Siglo XX, (esos malditos luteranos.) es baladí. Tiene gracia porque desde Barbarroja, que a lo mejor no sabe quién es, se estancó y solo fue, desde el luteranismo, que Alemania relanzó su poder e influencia en la zona mediante los príncipes luteranos. Tiene gracia porque podríamos hacer una comparativa, cómo, España, el país católico de las libertades después de Trento se convirtió en una sombra de lo que fue y cómo, los príncipes luteranos alemanes, esos estúpidos luteranos esclavistas, fueron el germén de la Alemania que aspiraba a ser primera potencia mundial a principios del siglo XX. Quién lo diría.

Ahora cita usted sobre el concepto de servidumbre, en términos legales, haciendo referencia de que Baviera, el reducto católico, fue la primera en eliminarla. ¿De verdad te crees todo esto? Es decir, de verdad, con tantos estudios te piensas que un concepto legal define una situación real. Puestos así, no entiendo cómo no has dicho que en la Alemania Federal se mataba sistemáticamente a homosexuales porque aún mantenían la ley homófoba (Por si le interesa, Artículo 175 una ley que fue reformada en los sesenta y en los setenta para llegar hasta los noventa ya con la reunificación.), “estos malditos luteranos”, claro, igual no lo mentas porque aunque extiera la ley no era una situación real durante la RFA y porque bueno, te sabría mal hablar de libertades con el hegémonico caudillo del nacionalcatolicismo en el desarrollado Sur no luterano. Es muy gracioso, porque este dato, es como una especie de argumento o hecho que usa para definir o hacer una situación de contraste. “Hasta Baviera y el siglo XIX no se eliminó el concepto legal de siervo, estos luteranos no sabían qué era la libertad.” Tiene mucha gracia, porque hasta hace “cuatro días” el concepto de servidumbre existía de facto en la mayoría de zonas rurales de toda la Francia absolutista, por ejemplo, y salvando la “honrosa” situación de la Inglaterra post-revolución, ningún ciudadan@ en toda Europa poseía una situación o contexto que recogiera unas extensas libertades al respecto.  Intentar afirmar que la situación de un campesino alemán era la misma que un campesino ruso o mucho peor que la de un campesino español es como decir que las vacas son rosas porque me lo parece a mí.

Eso como Lutero en el ámbito de la libertad, que bueno, parece que Lutero era como una especie de Dios, él lo hizo todo, él les dijo a todos los príncipes alemanes “esclavizad a vuestro pueblo”, él es el responsable de todos los genocidios, de todas las guerras, madre mía, ese hombre debía tener poderes cósmicos porque fue el culpable de todos los males de Alemania. Imagino que antes de Lutero vivíamos en la seguridad jurídica y libertad religiosa, ostias tú, qué curioso, porque citas Baviera como católico.¿Cómo que no lo dices? ¿Dentro del espacio alemán gobernado en su mayoría por los malvados príncipes alemanes luteranos existiera “el catolicismo”? ¿Por qué no le preguntas a Felipe II si existían musulmanes en España? Ah no, que te tendrías que callar la boca. Joder, con los avanzados del Sur. Pero oye, que Baviera fuera católica da igual, que Lutero y los luteranos oprimieron el resto de credos cristianos es lo que importa, porque a diferencia de Lutero, tod@s los demás credos fuimos tolerantes (No en el sentido negativo de su uso en la Edad Media.) sino como lo diría ZP. “¡Biba el catolisismo tolerante!”. Y luego el rollo de desprestigiar a Lutero porque vivía “cojonuten” en una “cacho mansión” “fuaaaahh”. Imagino que fue vendiendo bulas papales, oh wait…

Si los reyes católicos son el referente de la libertad religiosa, qué pensará usted del microcomos que existían en los reinos de taifas antes de los almohades. Igual, eso sí era libertad religiosa, o qué coño, ya puestos vámonos atrás en el tiempo, los mismos romanos, que dejaron atrás el credo griego e hicieron una miscelánea de deidades. Toma ya, eso sí es libertad religiosa. Olé tú. Parece mentira que alguien que haya estudiado no comprenda el alcance que tuvo el luteranismo en las consecuencias para la libertad religiosa. Parece mentira que no haya comparado la situación posterior de naciones luteranas con naciones católicas, las diferencias ABISMALES con el tiempo de Alemania y España. Parece mentira que sea incapaz de comprender el alcance de haber elegido al “dios equivocado en Trento”, parece mentira que haya estudiado algo en su vida y no sea capaz de inferir lo que eso ha supuesto.

Ahora viene la demagogia por un tubo. Los príncipes alemanes se hicieron luteranos para robarle las tierras a los pobres monjes. Vamos a dejar las cosas claras, hubo intenciones personales y egoístas en convertirse en luteranos por parte de los príncipes alemanes, sí. Hubo latrocinio. Esto daría para un debate mucho más extenso, sobretodo por el uso del concepto “latrocinio”, y sería mucho más interesante e intelectual hacer un análsis que fuera a la esencia, sin embargo haré una escueta disertación al respecto que deja en cuestión los términos que usa para definir lo que hicieron los príncipes luteranos. Hablamos de un espacio europeo, que hace dos días, como quien dice, vivía a las puertas de una gran invasión otomana, hablamos de una Europa, aún en construcción dónde el concepto de propiedad privada y de bien no era el más fiable que puedas entender. Si llamamos latrocinio a lo que hicieron los príncipes alemanes, deberíamos llamar latrocinio a lo que hizo la Iglesia con esas tierras, a lo que hicieron los romanos con los galos, a lo que hicieron los griegos con Persia, etc… pero no usamos esos términos. ¿Por qué? Porque es rídiculo en un contexto político tan combulso hablar de latrocinio.

Aquí viene el punto definitivo. Como durante toda la exposición no ha dado más que uno o dos argumentos que puedan sustentar su discurso lleno de odio. (La derogación de la servidumbre, y el cambio de Lutero de apoyar a l@s campesin@s y aliarse con los oligarcas.) Aquí es cuando hay que sacar la artillería. La ley de Godwin.  Lutero es NAZI. O bueno, como la frase sonaría amarillista usted prefiere decir: “Lutero prefigura el programa nazi.” ja.. jajajajajajajajajajaaja Lutero era antisemita, así que como era alemán y antisemita fue el que inició el programa nacionalsocialista, porque como dice el filósofo Jaspers, yo uso la falacia en un argumento ad verecundiam y santas pascuas. Es que Hitler sacó la imagen de Lutero y como Lutero era antisemita, Hitler ideó su programa nazi a raíz de Lutero. Imagino que el antisemitismo era solo de Lutero, oh wait… que el antisemitismo era habitual en la sociedad cristiana, coño, la primera cruzada de Pedro el Ermitaño entonces debió de prefigurar al nacionalsocialismo para conquistar Europa!! Pues claro, porque en aquella primera cruzada se robaron y saquearon con especial motivación casas de judíos. Ya puestos, como Franco usaba símbolos de los reyes católicos, podemos decir que Isabel la católica prefiguró el franquismo. JAJAJAJAJAJAJAJA No, ya le digo que no. El antisemtismo, por desgracia no es un mal ni de Lutero, ni de los alemanes, ha sido una constante en gran parte de las civilizaciones que han convivido con los judíos, por envidia, por cuestiones de raza o de credo, ha sido una desagradable constante. Que Hitler usase a Lutero como imagen, tampoco es nada que implique que Lutero es peor o mejor, Hitler también usó el águila de los romanos y no por eso los romanos son mejores o peores. Que Lutero, erróneamente, alimentase quemar sinagogas y demás, no sirve para decir, que Hitler y el nacionalsocialismo varios siglos después las quemarán. Es demasiado estúpido e infantil como para darle valor intelectual. Si usted quiere ver quién prefiguró a Hitler, no debe irse tan lejos, sencillamente eche un vistazo a los conceptos de raza y eugenesia que se barajaban tanto en centro-europa como en EEUU y comprenderá perfectamente porqué Hitler actuó como actuó, además del contexto político-militar y cultural, pérdida de la primera guerra mundial, su situación de pobreza extrema en Austría, eso prefigura más y mejor el movimiento nacionalsocialista que una figura histórica de varios siglos atrás, que fue usada por los nazis. Ya le digo, nadie en su sano juicio sería tan estúpido de aceptar que los reyes católicos “prefiguraron” el franquismo, por muchos símbolos o estúpidos discursos que les hicieran referencia. Eso es de primero de primaria.

De lo que hay que avergonzarse no es de que el pueblo alemán venere a Lutero, o de que los franceses lo hagan con Vercingétorix, sino de que alguien con una titulación y trabajando en El País pueda ganarse parte de su vida escribiendo semejantes chorradas. Y por cierto, mitos y realidades, más que mitos y realidades debería llamarse “quiero, pero no puedo”.

Un fuerte y enorme abrazo. Ni lo leerá, pero si lo lee, espero que se avergüence de escribir semejantes artículos, el último párrafo sobre el nacionalsocialismo es tan triste… tan decepcionante que da hasta pena. Da pena. Sinceramente, da mucha pena.

Anuncios