Libertas vel mors

Ideología, libertad o muerte.

Categoría: Sin categoría

Martinoooo Lutero, ¡Eres el diablo!

He tenido el dudoso honor de leer el artículo de El País de María Elvira. Y cuando uno lo lee se da cuenta de que el título no va de la mano del intelecto. Como quiero ser hombre de método, haré un análisis y crítica simple, dividida en párrafos según su artículo.

En el primero; empieza ya destilando un tufo a desprecio hacia la celebración de l@s alemanes de una figura sustancial en su historia, Martín Lutero, y esa pequeña gota sobre “desde la Segunda Guerra mundial que no se celebra” ya nos abre camino hacia los nazis, estén atent@s porque es solo el comienzo.

En el segundo párrafo, fuese clavando o enviando al obispo una carta, el heroísmo de Lutero no tiene duda. ¿Y sabe por qué? ¿Usted conoce la figura de Jan Hus? No hace falta irse muy lejos, pero imagino que sabrá bien cómo acabó él. Y tenemos ejemplos, que seguramente Lutero conocía, de lo que le pasaba a aquel que osase enfrentarse a la iglesia. Hablamos, además, de uno de los momentos en los cuáles los papas gozaban de mayor poder, influencia y capital económico. León X no era un pobre de causa. Así que si le parece poco heroico hacer llegar sus quejas al obispo, quejas profundas hacia el modo de financiación de la Iglesia, no sé, igual necesita usted que Lutero, cabalgando un corcel blanco, entrase en Roma para ser heroico. Cualquiera que sepa cómo actuaba la Iglesia por aquellos tiempos, sabe que la mínima disidencia podía ser motivo de muerte. Fuese enviado por correo o clavado en la puerta, el heroísmo existió.

En el tercer párrafo, pretende eliminar de un plumazo el carácter religioso y dejarlo solo en el carácter político. Claro que sí, guapi. Porque no tiene nada que ver el modelo de rito y culto que muestra el protestantismo en comparación con el catolicismo, porque me imagino que no hay ninguna diferencia entre un luterano y un católico. Nuestro credo es idéntico. Entiéndase la sátira, porque a todas luces es, como mínimo, un proceso político-religioso. Negar los aspectos religiosos de la reforma luterana para, sagazmente, solo hablar de los intereses políticos de los príncipes alemanes es cuanto menos un acto éticamente cuestionable. Porque cualquiera que venga aquí y no tengo ni puta idea de las diferencias entre luteranos y católicos dirá: “Pues claro, solo fue un conflicto político.” ¿Qué los príncipes alemanes se aliaron con Lutero para buscar un cisma dentro del Sacro Imperio? Por supuesto, algo que usted puede juzgar desde la óptica moral actual, pero que no quedará, sino como un ejercicio subjetivo de moralidad ridículo. Intenta hablarles a unos príncipes del siglo XV bajo la moralidad de una persona del siglo XXI, pues bien; eso no funciona. Y no hace falta irse tan lejos, los propios reyes católicos y todo el proceso de Reconquista usó aspectos religiosos en lo que a todas luces fue también un proceso político. Porque, no sé si lo sabe, pero religión y política iban de la mano durante la Edad Media y parte de la Edad Moderna. Igual eso se estudia en primero de carrera y no se acuerda ya.

Aquí viene una parte divertida, cita usted a Castelar, para achacarle a su discurso que hablase de “libertad y justicia” a lo que después le acusa de no saber nada de derecho. Qué simpático que una filólogoa desconozca la historia de España después de Trento y la contrarreforma. ¿No teníamos cadenas que romper? ¿De verdad, guapi? España era el ejemplo de libertad en una Europa revolucionaria del Siglo XIX. ¿De verdad? ¿Entiendes justicia el qué? ¿Matar a Torrijos? Yo, como malagueño, sé un poquito de lo que tenemos más cerca de la historia reciente española con la iglesia y con el poder político y resulta un insulto que alguien niegue que los países católicos vivían en un atraso en cuantoa  derecho, justicia y libertades. Negar las diferencias es como negar la historia. Repase sus libros de historia y deje de darle clase de derecho a Castelar, porque me parece a mí, que no va bien encaminada.

Este párrafo es oro puro. Se destila tanto rencor, tanto complejo, es como el perdedor que no acepta que perdió intentando justificarse. De España solo se puede rescatar su siglo de Oro, el más elevado grado en pintura y literatura, en menor medida en escultura y poco más. Trento sepultó a España en el atraso económico, social y político. Es muy patético intentar justificar a los Felipes IV, III, Carlos II, Carlos IV, etc… a la desesperada, intentar mostrar una imagen idílica del sur y mostrar tercamente una imagen horrible de “los luteranos”. ¿Es usted católica? Enhorabuena, pero negar la historia y el “¡Vivan las cadenas!” es patético. El atraso español después de Trento no debería ser borrado de un plumazo, sino servir para recordar quienes no deberíamos ser de nuevo. Lutero no es ningún héroe, ni los luteranos, pero existe una diferencia abismal en su favor, si hacemos una comparativa con los países del sur y los del norte a cabo de un par de siglos salimos muy mal parados, pero no tema. Yo no tengo complejos, ni much@s otr@s los tienen, no nos importa aceptar que nos equivocamos, que vivimos bajo la opresión y que haremos del futuro algo más grande y mejor. Usted, siga con ese rencor hacia Lutero.

Este párrafo es la leche. Intenta mostrarse objetiva, y no para de soltar apreciaciones. Lutero provocó una guerra, sí, lo hizo. ¿Sabe usted porqué? Porque si no había un levantamiento de ese tipo en aquella época seguramente no hubieran existido cambio alguno. Claro, era mejor vivir bajo la bota de las indulgencias del papado. ¿Sabe usted a quién está defendiendo? ¿Sabe usted el grado de corrupción del papado romano en aquella época? Igual debería repasar sus apuntes de historia, no le vendría nada mal. Desde nuestro sillón, con nuestras comodidades es fácil decir: “Lutero inició una guerra que mató a 100 mil personas.” Póngase usted en su lugar. Intente usar el cerebro, no solo para soltar odio, sino para ubicarse en el escenario en el que estaba Lutero y aquellos campesinos. “Lutero los engañó a todos, les prometió una libertad que después no tuvieron.” También La revolución francesa prometió una libertad que no dio luego, pero tod@s sabemos que fue pilar fundamental para la edificiación de la democracia en toda Europa, que los métodos pueden ser juzgados moralmente ahora, puede ser, pero intentar escupir en lo que “prefiguró” es un insulto a la inteligencia. Me encanta cómo define “convulsión social de la revolución francesa”, como intentando desprestigiarla, que usted pueda opinar, pueda votar, fue gracias a esa “convulsión social”. Que no se le olvide ni una vez.  Luego viene a hablar del cambio de signo de Lutero. Lutero se vendió a las oligarquías. ¿Alguien encuentra la contradicción? Las oligarquías eran buenas cuando cita el proceso revolucionario de los campesinos, pero ahora se deduce de sus palabras que son malas porque Lutero se alía con ellas.

Bien, le voy a decir una cosa muy simple, que igual no entiende. Somos seres humanos. Lutero no es dios en la tierra, pero tampoco el demonio que pretende vender. Lutero es un hombre de la época. ¿Hizo mal en aliarse con los príncipes alemanes? ¿Sería correcto juzgar con aspectos buenos o malos aquello? Lutero traicionó a parte de sus ideales por este acto y eso no lo convierte en un diablo, ni tampoco hace que sea un dios, solo un hombre que tuvo momentos heroicos, errores y momentos de tristes, que se equivocó como tod@s, pero que fue vital para revertir la situación en Alemania.

Lo mejor es esto, usted se supera en cada linea ” feudalismo tardío que mantuvo a Alemania en un estado de pobreza y atraso ya superado en España y en la mayor parte del sur.” Cualquiera que lea esto y no tenga ni puta idea le daría la razón. España vivía ahogada por las deudas, derivadas de lo absurdo que era mantener un imperio tan grande, deudas que acabarían por quemar los esfuerzos de Felipe II por defender el catolicismo a cualquier precio, el precio de un país. ¿La situación social? Pinta a España durante Carlos I como si fuese la panacea, España vivía en los contrastes, zonas más desarrolladas, pero también otras muy poco desarrolladas, aseverar que toda Alemania era inferior y atrasada y poner en valor a España y el sur de Europa, es como decir que todos los pedos suenan. Además, la situación económica española vivía ligada, ahora sí, de la explotación del Sur de América. No seré yo quien diga que se tuvo como esclavos a los indígenas, hubo grandes debates al respecto en España sobre si considerarlos iguales o no que le aconsejo se vuelva a leer, pero tampoco seré yo quien diga que lo que hicimos en sudamerica no tuvo argumentos razonables para definirlo como expolio y explotación. ¿De qué otro sur me habla? ¿De los principados italianos? Bueno, igual no tiene ni idea de cómo funcionaba el gobierno en Venecia o de cómo de fácil era ser depuesto y asesinado en aquella Italia. Igual no lo sabe o directamente no le importa. Habla del feudalismo alemán, como si en el resto de Europa y en el sur durante la época fuesen todo democracias. Coja uno de sus miles de libros de historia y repase, “porfa plis”.

Y cuando uno cree que no puede dar a más, boom, se supera: El enquistamiento hizo imposible la unificación de alemania, espera, espera, usted se queja de que l@s alemanes (Cita a Bismarck.) ensalcen la figura de Lutero como referente patriótico para su nacionalismo, haciendo hincapié en nacionalismo. Y ahora nos dice, que Alemania se atrasó porque no se unificó por culpa del luteranismo, pero tiene gracia, porque esta misma Alemania “no unificada” vivía más atrasada que la península itálica que tampoco estaba unificada, pero según usted, Alemania se estancó porque no se unificó. ¿De verdad sabe de qué está hablando? Pregunta sin mala intención. En todo caso debería usted saber que el proceso luterano permitió que Alemania crease el cultivo para formar una nación como Prusia, igual no le parece muy potente Prusia, imagino que ser un agente fundamental durante las guerras napoleónicas o ser un referente en cuanto a desarrollo que se plasmó tras la reunificación, siendo una de las naciones más potentes de finales del Siglo XIX y del Siglo XX, (esos malditos luteranos.) es baladí. Tiene gracia porque desde Barbarroja, que a lo mejor no sabe quién es, se estancó y solo fue, desde el luteranismo, que Alemania relanzó su poder e influencia en la zona mediante los príncipes luteranos. Tiene gracia porque podríamos hacer una comparativa, cómo, España, el país católico de las libertades después de Trento se convirtió en una sombra de lo que fue y cómo, los príncipes luteranos alemanes, esos estúpidos luteranos esclavistas, fueron el germén de la Alemania que aspiraba a ser primera potencia mundial a principios del siglo XX. Quién lo diría.

Ahora cita usted sobre el concepto de servidumbre, en términos legales, haciendo referencia de que Baviera, el reducto católico, fue la primera en eliminarla. ¿De verdad te crees todo esto? Es decir, de verdad, con tantos estudios te piensas que un concepto legal define una situación real. Puestos así, no entiendo cómo no has dicho que en la Alemania Federal se mataba sistemáticamente a homosexuales porque aún mantenían la ley homófoba (Por si le interesa, Artículo 175 una ley que fue reformada en los sesenta y en los setenta para llegar hasta los noventa ya con la reunificación.), “estos malditos luteranos”, claro, igual no lo mentas porque aunque extiera la ley no era una situación real durante la RFA y porque bueno, te sabría mal hablar de libertades con el hegémonico caudillo del nacionalcatolicismo en el desarrollado Sur no luterano. Es muy gracioso, porque este dato, es como una especie de argumento o hecho que usa para definir o hacer una situación de contraste. “Hasta Baviera y el siglo XIX no se eliminó el concepto legal de siervo, estos luteranos no sabían qué era la libertad.” Tiene mucha gracia, porque hasta hace “cuatro días” el concepto de servidumbre existía de facto en la mayoría de zonas rurales de toda la Francia absolutista, por ejemplo, y salvando la “honrosa” situación de la Inglaterra post-revolución, ningún ciudadan@ en toda Europa poseía una situación o contexto que recogiera unas extensas libertades al respecto.  Intentar afirmar que la situación de un campesino alemán era la misma que un campesino ruso o mucho peor que la de un campesino español es como decir que las vacas son rosas porque me lo parece a mí.

Eso como Lutero en el ámbito de la libertad, que bueno, parece que Lutero era como una especie de Dios, él lo hizo todo, él les dijo a todos los príncipes alemanes “esclavizad a vuestro pueblo”, él es el responsable de todos los genocidios, de todas las guerras, madre mía, ese hombre debía tener poderes cósmicos porque fue el culpable de todos los males de Alemania. Imagino que antes de Lutero vivíamos en la seguridad jurídica y libertad religiosa, ostias tú, qué curioso, porque citas Baviera como católico.¿Cómo que no lo dices? ¿Dentro del espacio alemán gobernado en su mayoría por los malvados príncipes alemanes luteranos existiera “el catolicismo”? ¿Por qué no le preguntas a Felipe II si existían musulmanes en España? Ah no, que te tendrías que callar la boca. Joder, con los avanzados del Sur. Pero oye, que Baviera fuera católica da igual, que Lutero y los luteranos oprimieron el resto de credos cristianos es lo que importa, porque a diferencia de Lutero, tod@s los demás credos fuimos tolerantes (No en el sentido negativo de su uso en la Edad Media.) sino como lo diría ZP. “¡Biba el catolisismo tolerante!”. Y luego el rollo de desprestigiar a Lutero porque vivía “cojonuten” en una “cacho mansión” “fuaaaahh”. Imagino que fue vendiendo bulas papales, oh wait…

Si los reyes católicos son el referente de la libertad religiosa, qué pensará usted del microcomos que existían en los reinos de taifas antes de los almohades. Igual, eso sí era libertad religiosa, o qué coño, ya puestos vámonos atrás en el tiempo, los mismos romanos, que dejaron atrás el credo griego e hicieron una miscelánea de deidades. Toma ya, eso sí es libertad religiosa. Olé tú. Parece mentira que alguien que haya estudiado no comprenda el alcance que tuvo el luteranismo en las consecuencias para la libertad religiosa. Parece mentira que no haya comparado la situación posterior de naciones luteranas con naciones católicas, las diferencias ABISMALES con el tiempo de Alemania y España. Parece mentira que sea incapaz de comprender el alcance de haber elegido al “dios equivocado en Trento”, parece mentira que haya estudiado algo en su vida y no sea capaz de inferir lo que eso ha supuesto.

Ahora viene la demagogia por un tubo. Los príncipes alemanes se hicieron luteranos para robarle las tierras a los pobres monjes. Vamos a dejar las cosas claras, hubo intenciones personales y egoístas en convertirse en luteranos por parte de los príncipes alemanes, sí. Hubo latrocinio. Esto daría para un debate mucho más extenso, sobretodo por el uso del concepto “latrocinio”, y sería mucho más interesante e intelectual hacer un análsis que fuera a la esencia, sin embargo haré una escueta disertación al respecto que deja en cuestión los términos que usa para definir lo que hicieron los príncipes luteranos. Hablamos de un espacio europeo, que hace dos días, como quien dice, vivía a las puertas de una gran invasión otomana, hablamos de una Europa, aún en construcción dónde el concepto de propiedad privada y de bien no era el más fiable que puedas entender. Si llamamos latrocinio a lo que hicieron los príncipes alemanes, deberíamos llamar latrocinio a lo que hizo la Iglesia con esas tierras, a lo que hicieron los romanos con los galos, a lo que hicieron los griegos con Persia, etc… pero no usamos esos términos. ¿Por qué? Porque es rídiculo en un contexto político tan combulso hablar de latrocinio.

Aquí viene el punto definitivo. Como durante toda la exposición no ha dado más que uno o dos argumentos que puedan sustentar su discurso lleno de odio. (La derogación de la servidumbre, y el cambio de Lutero de apoyar a l@s campesin@s y aliarse con los oligarcas.) Aquí es cuando hay que sacar la artillería. La ley de Godwin.  Lutero es NAZI. O bueno, como la frase sonaría amarillista usted prefiere decir: “Lutero prefigura el programa nazi.” ja.. jajajajajajajajajajaaja Lutero era antisemita, así que como era alemán y antisemita fue el que inició el programa nacionalsocialista, porque como dice el filósofo Jaspers, yo uso la falacia en un argumento ad verecundiam y santas pascuas. Es que Hitler sacó la imagen de Lutero y como Lutero era antisemita, Hitler ideó su programa nazi a raíz de Lutero. Imagino que el antisemitismo era solo de Lutero, oh wait… que el antisemitismo era habitual en la sociedad cristiana, coño, la primera cruzada de Pedro el Ermitaño entonces debió de prefigurar al nacionalsocialismo para conquistar Europa!! Pues claro, porque en aquella primera cruzada se robaron y saquearon con especial motivación casas de judíos. Ya puestos, como Franco usaba símbolos de los reyes católicos, podemos decir que Isabel la católica prefiguró el franquismo. JAJAJAJAJAJAJAJA No, ya le digo que no. El antisemtismo, por desgracia no es un mal ni de Lutero, ni de los alemanes, ha sido una constante en gran parte de las civilizaciones que han convivido con los judíos, por envidia, por cuestiones de raza o de credo, ha sido una desagradable constante. Que Hitler usase a Lutero como imagen, tampoco es nada que implique que Lutero es peor o mejor, Hitler también usó el águila de los romanos y no por eso los romanos son mejores o peores. Que Lutero, erróneamente, alimentase quemar sinagogas y demás, no sirve para decir, que Hitler y el nacionalsocialismo varios siglos después las quemarán. Es demasiado estúpido e infantil como para darle valor intelectual. Si usted quiere ver quién prefiguró a Hitler, no debe irse tan lejos, sencillamente eche un vistazo a los conceptos de raza y eugenesia que se barajaban tanto en centro-europa como en EEUU y comprenderá perfectamente porqué Hitler actuó como actuó, además del contexto político-militar y cultural, pérdida de la primera guerra mundial, su situación de pobreza extrema en Austría, eso prefigura más y mejor el movimiento nacionalsocialista que una figura histórica de varios siglos atrás, que fue usada por los nazis. Ya le digo, nadie en su sano juicio sería tan estúpido de aceptar que los reyes católicos “prefiguraron” el franquismo, por muchos símbolos o estúpidos discursos que les hicieran referencia. Eso es de primero de primaria.

De lo que hay que avergonzarse no es de que el pueblo alemán venere a Lutero, o de que los franceses lo hagan con Vercingétorix, sino de que alguien con una titulación y trabajando en El País pueda ganarse parte de su vida escribiendo semejantes chorradas. Y por cierto, mitos y realidades, más que mitos y realidades debería llamarse “quiero, pero no puedo”.

Un fuerte y enorme abrazo. Ni lo leerá, pero si lo lee, espero que se avergüence de escribir semejantes artículos, el último párrafo sobre el nacionalsocialismo es tan triste… tan decepcionante que da hasta pena. Da pena. Sinceramente, da mucha pena.

Libertad, que no liberalismo

Últimamente existe una vertiente liberal que está hablando de permitir a las mujeres vender su vientre, y desde ciertos sectores de la izquierda se contesta que es un medio de legalizar la explotación de familias ricas para que mujeres pobres tengan sus hij@s.

Y sí, existe esa deleznable posibilidad, pero la cuestión de fondo, la cuestión de raíz es: “¿Tienes derecho a hacer lo que quieras con tu cuerpo?” Y es aquí donde parte de la izquierda y de la derecha liberal se contradicen.

Verbigracia, la derecha liberal admite que el vientre subrogado ha de estar regulado y legalizado en base a las necesidades del mercado y la demanda. Bajo el amparo de que somos libres de usar nuestro cuerpo, si con eso “ayudamos a crear vida”, esto último es una coletilla cristiana que no tiene mucho sentido, pero que se repite como un mantra. Dado que de facto es “alquilar tu cuerpo o una parte de él en un contrato a otras personas”.  En cambio, en base a esta “moral” cristiana le niegan a una persona el derecho a morir con dignidad. Es decir, si es vender tu cuerpo para traer un bebé, está bien, si es decidir sobre tu cuerpo para morir o abortar dado que pone en riesgo tu salud mental o física, está mal. Mientras en la izquierda la contradicción es inversa y ambas posturas están cogidas con pinzas.

La única realidad es que somos dueños y dueñas de nuestros cuerpos, y salvo que incurramos en un delito que suponga un perjuicio para tercer@s la libertad es nuestro amparo máximo. En el caso del aborto, no se ha de supeditar el interés de la mujer al de aquello que está en su vientre.

La diferencia que ha de existir entre un liberal que dejaría al explotad@ a merced del explotador, es que nosotr@s debemos impedir eso. Yo sostengo, que sí, “ERES LIBRE DE HACER CON TU CUERPO LO QUE DESEES.” Vender tu imagen, tu boca, tus labios, lo que quieras, pero a diferencia dle liberal que pretende hacer un negocio con todo esto, yo lucharé con todas mis fuerzas para cambiar el modelo social y económico, para ofrecerte alternativas viables para que no tengas que vender tu cuerpo a un ricachón.

Las nuevas izquierdas, en clara decadencia y confusión, acusan a pequeñas dianas. Aquella empresa, aquel explotador/a, etc… se les ha olvidado, parece, que el problema de facto es el sistema. Claro, es que ser anticapitalista es demasiado radical ¿Verdad? Cuando ser anticapitalista o desear cambiar el sistema capitalista debería ser un motivo de orgullo.

El sistema no se transforma hablando de libertad y opinando en contra. El sistema se transforma ofreciendo alternativas concretas y viables que amplíen las libertades.

Vientre subrogado. Sí.

Eutanasia y derecho a morir. Sí.

Aborto hasta un número prudente de meses. Sí.

Prostitución legalizada. Sí.

Consumo de drogas blandas y fuertes legalizado. Sí.

Vender tu imagen o tu cuerpo a grandes marcas, aunque sea para sexualizarte. Sí.

Pero además.
Programas estatales de ayuda, prevención e información. TAMBIÉN.

Ofrecer métodos y medios para buscar otras formas de trabajo o para vivir. TAMBIÉN.

Prevenir, educar y mostrarse transparentes en los colegios a la hora de educar a l@s niñ@s. TAMBIÉN.

Libertad absoluta sí, pero bajo un contexto de protección, ayuda e información, no bajo el contexto decimonónico de un liberal furibundo.

Sobre escribir en prensa

Me encuentro hoy que es noticia Gregorio Morán, y todo el revuelo formado es por una columna “censurada”. Dispuesto, como un valiente, a leer qué es tan “atrevido” como para ser censurado. Lo que encuentro es un artículo redactado como el culo, donde no te enteras de “ná”. Uno espera que sea un arrebato anti-independentista, o un discurso fiero al estilo Lo Santos y se encuentra con algo difuso, inconexo y reiteradamente malo, malo de cojones.

Y claro, te jode, porque detesto juzgar algo por su forma y no por su fondo; Y le das otra oportunidad y del fondo solo se extraen dos cosas: 1- Que vienen las negras tormentas. 2- Que el nacionalismo catalán es el mal absoluto. 3- Que un amigo mío nacionalista vasco me dijo…. 4-Que todos los de la CUP son ignorantes. 5-Que yo interpreto que Mas y los independentistas quieren que haya sangre en las calles, porque imagino, tiene el señor Morán el don de leer la mente.

Y todo eso lo hace en un artículo/columna que parece más un adefesio incoherente y confuso que un artículo concreto y claro. No aprenda de mí, aprenda de Reverte, él sabe ser conciso y astuto escribiendo y si lo prefiere, si prefiere ser un soberbio, aprenda de Marías, que, aún siendo enemigo de la mitad o más del mundo, se expresa con impoluta elegancia y perfección.

También le conmino a este “periodista” que procura ilustrar sus opiniones con argumentos, con hechos y no con ilusiones que él mismo tiene. “Baste decir que Artur Mas confiesa a los suyos que llegará el momento oportuno de ocupar los edificios estratégicos de Barcelona. ” Porque esto, a todas luces parece más un chascarrillo que una información de una fuente fiable y resulta grotesco que uno pueda usar un rumor para soltar semejante salvajada sin consecuencias.

Para todo lo demás, le recomiendo a los periódicos que busquen escritores y se dejen de mediocridades. La lengua, el periodismo no están para ser víctimas de niños pedantes, está para esclarecer la verdad. Y siempre diré lo mismo “J’acuse a los medios de mantener en nómina a estos escritores del montón.”

Sobre saber escribir

Me encuentro hoy que es noticia Gregorio Morán por una columna censurada. Dispuesto, como un valiente, a leer qué es tan “atrevido” como para ser censurado. Lo que encuentro es un artículo redactado como el culo, donde no te enteras de “ná”. Uno espera que sea un arrebato anti-independentista, o un discurso fiero al estilo Lo Santos y se encuentra con algo difuso, inconexo y reiteradamente malo, malo de cojones.

Y claro, te jode, porque detesto juzgar algo por su forma y no por su fondo; Y le das otra oportunidad y del fondo solo se extraen dos cosas: 1- Que vienen las negras tormentas. 2- Que el nacionalismo catalán es el mal absoluto. 3- Que un amigo mío nacionalista vasco me dijo…. 4-Que todos los de la CUP son ignorantes. 5-Que yo interpreto que Mas y los independentistas quieren que haya sangre en las calles, porque imagino, tiene el señor Morán el don de leer la mente.

Y todo eso lo hace en un artículo/columna que parece más un adefesio incoherente y confuso que un artículo concreto y claro. No aprenda de mí, aprenda de Reverte, él sabe ser conciso y astuto escribiendo y si lo prefiere, si prefiere ser un soberbio, aprenda de Marías, que, aún siendo enemigo de la mitad o más del mundo, se expresa con impoluta elegancia y perfección.

También le conmino a este “periodista” que procura ilustrar sus opiniones con argumentos, con hechos y no con ilusiones que él mismo tiene. “Baste decir que Artur Mas confiesa a los suyos que llegará el momento oportuno de ocupar los edificios estratégicos de Barcelona. ” Porque esto, a todas luces parece más un chascarrillo que una información de una fuente fiable y resulta grotesco que uno pueda usar un rumor para soltar semejante salvajada sin consecuencias.

Para todo lo demás, le recomiendo a los periódicos que busquen escritores y se dejen de mediocridades. La lengua, el periodismo no están para ser víctimas de niños pedantes, está para esclarecer la verdad. Y siempre diré lo mismo “J’acuse a los medios de mantener en nómina a estos escritores del montón.”

Cataluña, España y el 1-O

Hay que ser obtuso para no ver que los lazos en Cataluña han cambiado. Hay que serlo, como se es un imbécil rematado pensando que se solucionará todo con un golpe en la mesa, carros de combate, o artillería propagandística en los medios de comunicación.

Y hay que serlo porque sencillamente hay que analizar la situación social de Cataluña. Hay un grupo de catalanes y catalanas que no sienten que España sea su país, su nación, no se enorgullecen de decirse españoles o españolas y por los motivos que sean quieren que la tierra en la que han nacido tampoco esté ligada a lo que se entiende que es España.

Puedes buscar argumentos históricos, políticos, incluso divinos, pero no puedes cambiar lo que siente la gente. Puedes inferir que es producto de la manipulación, culpar a la ley educativa, usar tu personal “J’accuse” contra l@s polític@s catalanes/as, que la gente es muy estúpida y manipulable, menos cuando te dan la mayoría absoluta a ti, en ese caso, ¡Qué listo es el pueblo!; a lo que iba, puedes esbozar toda la maquinaria que quieras, pero la realidad es la que es. Hay un grupo importante de la sociedad catalana que quiere decidir de una vez por todas si sigue con esto o no.

Que históricamente España no existe sin el reino de Aragón y que por legitimidad histórica podrías incluso hablar de que Cataluña nunca existió(cogiendo esta afirmación con pinzas y entrando a debate sobre el carácter político del condado de Barcelona y sobre el cómo se referían a este título y que poder tenía de facto y todo una tensa confrontación histórica.), lo dicho, puedes intentar usar una legitimidad histórica del presente mediante una historia conjunta, dando a entender que no puede existir una nación llamada Cataluña “porque nunca antes hubo ninguna que se llamase así”, pero es que Roma tampoco existía, ni Roma, ni los reinos de taifas, ni el Japón reunificado, ni Alemania, ni ningún país del mundo. Es que la historia no sirve para legitimar un espacio político, no hace falta irse muy lejos, cuando una “potestad histórica y moral” hizo que Oriente Próximo se convirtiera en un polvorín. La historia solo sirve para saber quiénes éramos, pero no quiénes vamos a ser. No tiene sentido impelar a l@s catalanes/as a que sean españoles/as por cuestiones históricas o por su dni. “Aquí pone que eres español, te jodes.” Eso funcionaría si solo fuera un/a catalán/a, pero cuando son much@s eso ya no sirve de nada.

Que el PP, C’s, y el PSOE actúen contra esto es lógico, e incluso, aunque sea difícil de entender, necesario, dado que prevalecen para ell@s el carácter de toda la nación española y deben defender a su electorado y a sus argumentos, que JxSí busquen la opción contraria es también lógico e incluso entendible, por mucho que los cuñados de turno o los futboleros pretendan decir que est@s independentistas son “aprovechados, ladrones e ignorantes”. No funciona la doctrina de propaganda, podéis insultar miles de veces, que eso no cambiará el sentimiento de un/a independentista ni os dará verdad.

Y es que las cartas están echadas, solo falta saber el veredicto de la sociedad catalana y sinceramente, un tipo que vive en Coín o Cártama no tiene lo mismo que decir que uno que vive en Tarragona, porque esta decisión afectará de forma directa al de Tarragona y de una forma indirecta al de Cártama o Coín. Entiendo que eso es complicado de entender, pero no debería serlo si se toma con distancia y objetividad.

Y no seré yo quien defienda el sufragio universal como ley perpetua de verdad absoluta, pero visto lo visto, no queda otra que asumir las responsabilidades de nuestros actos, pero mejor hacerlo de lo que hacemos o no hacemos, que de lo que no nos permiten hacer.

El problema radica en la izquierda y es que lo vengo anunciando tiempo ha en este blog, la izquierda está a la deriva. Un día es atea reaccionaria (Aunque odie esa palabra.) contra la religión y al otro es ferviente seguidora de ella, un día habla de las libertades democráticas y al poco defiende dictaduras, un día te habla del derecho a decidir y la necesidad de estado de dar voz al pueblo y al otro te habla de la conveniencia o no del mismo. Y es que, cualquiera que sea anarquista, (En su vertiente anarco-socialista, y anarco-comunista.) sabe de qué va esta izquierda mucho de comunista y poco de intelectual. Vive en contradicción consigo misma y desde la caída de la URSS no sabe ni qué defiende ni a qué.

Esta situación es una situación vital, valga la redundancia. Siempre he defendido que la izquierda debe tener clara su oposición al nacionalismo, pero su posición a favor del proceso de autodeterminación. Debe abogar por la supresión de las fronteras, pero no debe oponerse, sino apoyar la decisión popular e intentar, con argumentos que ese pueblo abandone sus fronteras y haga universal su sentimiento de pertenencia.

¿Que si votaría “Sí” a la independencia de Cataluña? Como andaluz votaría que no.
-No, porque no me apetece ir a Cataluña, a Barcelona y sentir que soy un extranjero.
-No, porque económicamente me afectaría.
-No, porque entiendo que las fronteras son una tara del ser humano.
-No, porque creo que Andalucía es más fuerte, si Cataluña está con nosotr@s.

Si hubiera nacido en Cataluña, ¿Hubiera votado “Sí” a la independencia? Me gustaría decir que no, pero tristemente, observando el machaque mediático contra Cataluña en medios nacionalistas (No falla la típica pregunta a un catalán de “eres independentista”) como de la tralla que dan los medios autonómicos a favor, como las políticas y la imagen que da España con el gobierno del PP y del PSOE; lo dicho, me gustaría decir que votaría que no, pero me temo que tal vez votaría que sí.

Sea como sea, que voten y como diría César. “Alea iacta est

Claro que sí, guapi

Estaba tranquilamente oyendo el “Bolero” de Ravel cuando entro a Twitter y me encuentro con todo mi TL hablando sobre un artículo de un hombre respetable en “El País”, el artículo en cuestión viene a descargar toda su mierda sobre una generación. Todos los complejos de los viejos que decaen y ven morir su reinado, algo tan típico que resulta escandalosamente triste.

El artículo se resume en “Nosotros los viejos sabemos qué os conviene, niñatos vagos y sin valores cívicos. Y con franqueza, lo único que deseo es una aglomeración de improperios al respecto de tan estúpida argumentación, pero bueno, juguemos al juego del “civismo hipócrita”, aunque he sido siempre más de Diógenes y el cínico furibundo.

Durante todo el primer párrafo se nos habla de objetivos, de saltos cualitativos en cuanto a generaciones, aseverando primero: Que todo paso al futuro ha sido mejor, cosa que la propia historia rebate, no solo en términos concretos sobre “mejora cualitativa”, sino en consecuencia, por ejemplo, ¿Era mejor la sociedad Florentina renacentista o la que se dio durante el nacionalismo italiano de Garibaldi y Víctor Manuel? ¿Era mejor la Francia monárquica absolutista o la Francia gobernada por mayordomos durante la Edad Media? ¿Es mejor la sociedad romana o la visigoda en España? ¿Era mejor el Egipto de Nasser o el actual? Afirmar que toda generación sufre un salto cualitivativo hacia mejor es falso, y afirmar que toda genreación tiene un objetivo es falso. Durante dos siglos la sociedad en la era del Shogun en Japón se quedó aislada, cristalizada, no se movió lo más mínimo, carente de objetivos, salvando los objetivos particulares, y como esa tantas otras generaciones.

En el segundo párrafo el “colega” nos suelta una mamarrachada sin fundamento. Lo que ahora hacemos nosotr@s es una condena, no una solución. Imagino que el cara al sol fue una solución, imagino que Stalin también fue una solución, imagino que Hitler fue una solución, imagino que el neoliberalismo que nos ha conducido a esta situación también ha sido una solución, que vuestra mierda de Transición con una Consitución endeble también ha sido una solución, e imagino también que las políticas económica del ladrillo y el turismo han sido una solución, CLARO QUE SÍ, GUAPI. Nosotr@s que éramos un@s niñ@s fuimos responsables del desmantelamiento del sistema económico español, fuimos responsables de recaer en el bipartidismo de Cánovas, fuimos responsables ya puestos de la condena de TRENTO que perdura hasta los días de hoy en nuestra cultura. Claro que sí, GUAPI.

En el tercer párrafo, mimimimimi mimimimimimi, mimimimi, es un intento desesperado de un pobre anciano que busca justificar sus valores frente a los nuestros. Los valores imagino de una mujer en el hogar, de una mujer que no se moviliza, de puro, fútbol, toros y misa. Nuestro sacrosanto civismo y responsabilidad, ¿El vuestro? ¿El de una sociedad que fue incapaz de largar a un dictador? El de una sociedad que votó a UCD porque en el fondo seguía mojando sus pantalones por el fascismo nacionalcatólico, una sociedad que se dejó engañar al meter la monarquía en la Constitución. ¿El de fumar en los autobuses? ¿El de no pensar nunca en hacer deporte ni en buscar alternativas para una vida más sana? Hace años era impensable que se dijera que una princesa veía a Kurosawa, ahora, por necesidades del “guión”, les toca decirlo. Y yo que me alegro, me alegro de que los casposos ignorantes tengáis que tragar y verlas venir, porque puede que nosotr@s seamos del postureo, del saber del cine ruso o de la New Wave francesa, pero es que vostr@s solo sabíais de Julito Iglesias y poco más. Érais ignorantes en cualquier materia.

Las ideas, “una sola idea que trascienda”, en la era de la comunicación hemos sido capaces de comunicar el mundo entero, de mostrar alternativas al arte, de buscar puentes de unión entre personas que viven a miles de kilómetros, la tecnología que hemos obtenido nos permite soñar con los quarks (porque a diferencia de vosotr@s nosotr@s hemos dado valor a descubrimientos previos a nuestra generación), con los universos paralelos e incluso con los viajes a través del espacio, peccata minuta para los de ir a misa los domingos supongo; me imagino que tu generación transcendió, se recordará por los siglos de los siglos, no sois el puto Renacimiento italiano, no sois la Ilustración francesa, no sois la Francia decimonónica y bohemia, ni el Siglo de Oro español, que no os engañen, no habéis hecho una mierda.

BOOOM, aquí viene la mejor parte del relato. El enemigo, es el joven alocado, que no obedece mis valores, que no obedece mis normas y que por su culpa, y solo suya vienen los demonios a gobernarnos. No fue una mayoría de jóvenes quienes votaron el Brexit, fueron tus viej@s, asustad@s como TÚ del mundo que les sobrepasaba, no fueron los jóvenes de New York y las grandes ciudades quienes votaron en masa a Trump, fueron tus pueblerinos reaccionarios del interior y tus ancian@s acojonados quienes lo hicieron, no fueron los jóvenes quieneres votaron a Le Pen, sino el pueblo de “los valores cívicos y cristianos”, no fueron los jóvenes quienes volvieron a votar al partido más corrupto desde el PSOE de Felipe González (Otro al que VOSOTR@S LE VOTASTEIS DURANTE AÑOS) fuisteis vosotr@s, acojonad@s, incapaces de ver que el mundo cambiaba. La condena, no la trajeron l@s jóvenes de ahora, sino vosotr@s, l@s inept@s del ayer, que incapaces de prever lo que se venía lo hicieron todo pensando en el hoy y no en el mañana, que sorprendidos porque se han dado cuenta de que son más viejos, más lentos y más estúpidos se agarran con fuerza a las falacias argumentales, intentando, a la desesperada sostener su poder.

Se os acabó el chollo. Vuestro tiempo murió. El rey ha muerto, Larga vida al rey.

La decadencia de la democracia

Los últimos acontecimientos denontan un cansancio colectivo de la democracia. La idea subyacente de que si no ganan los míos está ganando el populismo, el principio del fin del idilio que mantenemos con la democracia.

Las derechas de facto lanzan al viento el argumento decimonónico de la gran democracia que se debe proteger, como corolario de sus políticas; buscan apropiarse de la democracia como concepto y de culpar a los malechores radicales de secuestrar la democracia. Porque cuando no ganan las derechas tradicionales la democracia es populismo. Entonces ya no vale la democracia, cuando gana la extrema derecha o la izquierda ya no es democracia es populismo. Oh… populismo. Nadie se pregunta que fueron estas mismas derechas las que seguramente de haber nacido antes de los procesos revolucionarios del XIX se habrían postulado a favor de los monarcas. Oh, los buenos y sagrados reaccionarios que pretenden adueñarse de la democracia.

Populismo es democracia, porque el sistema de represetación se basa en la oratoria y en la capacidad de decir lo que la gente quiere oír para que te voten, cuando el sufragio no es intelectual, sino universal, el político tiene el deber de ser populista en su discurso; y luego, una vez consiga el poder, demostrar que lo es o que no lo es.

Por ejemplo, cuando Felipe González prometió decir no a la OTAN, eso era populista, si lo hubiera cumplido, no sería populista, sino alguien de palabra, pero no lo cumplió y se mostró que usó palabras vacías para ganar elecciones.

Otro ejemplo, cuando en el programa electoral del PP se habla de incentivar y ayudar a la pequeña y mediana empresa, amén de “estimular a los emprendedores y autónomos” eso es populismo, tras cinco años de gobierno no hemos visto ni una puta idea decente para los autónomos y la pequeña y mediana empresa. Ergo, son populistas, no por lo que dijeron, sino porque a la hora de la verdad lo que dijeron no vale para nada.

Todo político que se precie debe ser populista, como ya dije y reitero, lo que le diferencia es lo que hará. Parece que si te llaman populista te descalifican, como una especie de mantra que repetir, como si eso significara algo, como si eso fuese un argumento. No, eso, es solo un adjetivo, no es NINGÚN ARGUMENTO. Tod@s l@s polític@s son populistas.

No obstante, lo que queda claro es la decadencia de la democracia. La democracia se mantiene por inercia, porque los otros modelos son como los males de la Caja de Pandora, nadie se atreve en Occidente a abrirlos; se mantiene porque la democracia goza aún de cierto prestigio, pero cada vez más está a un “mal día” de irse al carajo.

Nos corresponde a nosotr@s, l@s intelectuales, decidir qué sistema va a sustituir la democraica y más nos vale hacerlo rápido, antes de que el siguiente Hitler/Stalin/Regan/Thatcher aparezca por la puerta, tocando: “toc, toc, toc. Hola, hemos venido a decirte lo que necesitas para ser feliz, solo necesitamos una cosa: Tu libertad.”

Turquía es solo un paso más

Lo sucedido con Erdogan y Turquía es solo un paso más que afianza las dudas entorno a la democracia. Entorno a los movimientos populares y entorno a la legitimidad del sistema de sufragio universal. Es otro punto más que nos da un nuevo toque de atención.

El debate intelectual está muy perdido, ya no es solo una cuestión de refugiad@s, estamos asistiendo sistemáticamente al desmoronamiento del sistema de libertades y derechos y todo ello con el beneplácito de mayorías populares.

Con una izquierda perdida entre el postureo más ridículo y la inconsistencia teórica, acomplejada de lo que hizo y amamantando todavía la teta vieja del marxismo, una derecha cada vez más libre y retadora, dispuesta a todo y sin ningún tipo de pudor, y la contrapartida del radicalismo religioso asomando el hocizo es el momento de los intelectuales de afrontar de una vez por todas el debate teórico desde otro punto de vista.

La Doctrina Gandhi ha fracasado, la multiculturalidad ha fracasado, el proyecto europeo partiendo de la política económica común ha fracasado. Porque todas estas ideas iban bien cuando las cosas iban bien, valga la redundancia, no obstante, en cuanto se han torcido lo más mínimo las ratas han abandonado el barco y se han matado entre ellas para ver cuál sobrevive.

Los puntos a debatir deben empezar a tratar estos temas.
-¿Es el sufragio universal tan vital como para no entrar a debate sobre si debería transformarse?
-¿Se puede conseguir una convivencia y una complicidad entre pueblos y culturas sencillamente con un debate y un diálogo o debería parte de la izquierda recobrar un sentido revolucionario clásico?                                                                                                     -¿Existe una opción en el que la religión pueda integrarse en todos los ámbitos civiles sin suponer una fuerza de presión o de opresión? ¿Debe la izquierda recobrar su discurso LAICO?
-¿Está funcionando el discurso integrador y populista de la izquierda actual?

¿Cuándo cambiasteis a Malatesta por Gandhi?

Tienes en un lado de la balanza un tipo como Trump o Le pen, que no dejan de repetir a, b y c, que nunca cambia de discurso, que además tampoco se muestra avergonzado, sencillamente muestra sus cartas con la soberbia de quién le importa un rábano lo que digan otr@s.

Por otro lado tienes a los partidos del sistema lamiendo el culo a algún eje bancario, cambiando de poder a fuer de la conveniencia y corruptos hasta la ceja. Partidos viejos que solo pretenden cambiarse en el poder y poco más. Tienen los medios de comunicación, pero ¿Alguien cree en los medios de comunicación?

Y por un último lado tienes un montón de movimientos de izquierdas, a veces enfrentados entre sí, a veces sin saber exactamente qué defienden, otras confusos, sin un background teórico fuerte al que agarrarse. A veces confus@s por lo que deben decidir, sobre cómo actuar, otras preclar@s en un discurso intelectual demasiado elevado para mucha gente. Incapaces de usar términos que puedan ser políticamente incorrectos, un idilio inexistente y una ingenuidad pasmosa.

¿Qué esperáis que gane?

¿CUÁNDO COÑO CAMBIASTEIS A MALATESTA POR GANDHI? ¿Cuándo?

Toc, toc, Izquierda de twitter ¿Espabilas?

La Izquierda de twitter, de las ofensas, de montar jaleo en las Redes por cualquier subnormalidad profunda que salga es la Izquierda que debilita el movimiento. Es la izquierda que ha palmado en los barrios obreros. Es la Izquierda que vive en un submundo de gilipolleces de gente que se chupa su propia polla.